Financial Times

Budweiser presiona a FIFA por las denuncias sobre Qatar

Budweiser se integra a la lista de patrocinadores de la Copa Mundial que externan preocupación por las acusaciones sobre el torneo de Qatar 2022, mientras que el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, se enfrenta a sus críticos.
Roger Blitz
09 junio 2014 19:1 Última actualización 10 junio 2014 5:10
[Blatter ha estado en la FIFA por nueve Mundiales en diferentes cargos. En 1998 asumió la presidencia. / Reuters] 

Blatter refuerza su propia posición, reuniendo a miembros de la FIFA para que apoyen su campaña de reelección para un quinto término de cuatro años. (Reuters]

Budweiser añadió su nombre a la lista de patrocinadores de la Copa Mundial que han expresado preocupaciones por las acusaciones que giran en torno al torneo de Qatar 2022, mientras que el desafiante presidente de la FIFA, Sepp Blatter, se enfrentó a sus críticos por lo que él llamó el “Qatargate”.

En vísperas de una de las semanas más críticas en sus 16 años como presidente, el Sr. Blatter nunca ha tenido que enfrentar semejante despliegue de inquietud por parte de los patrocinadores de la FIFA.

De los seis patrocinadores principales del Mundial –Visa, Sony, Emirates, Adidas, Hyundai y Coca-Cola– todos excepto Emirates emitieron declaraciones acerca de la necesidad de que la FIFA responda a las acusaciones.

Anheuser-Busch, compañía matriz de Budweiser, patrocinadora de segunda línea de la Copa Mundial, dijo: “Estamos preocupados por la situación y estamos monitoreando los acontecimientos. Esperamos que la FIFA tome todas las medidas necesarias para abordar el problema”.

BP, cuya marca Castrol también es patrocinadora de segunda línea, también hizo un llamado a la FIFA para que enfrentara las acusaciones de “manera correcta y adecuada”.

Según personas conocedoras dentro de las compañías patrocinadoras, las declaraciones fueron coordinadas.

Es bastante obvio,” dijo una de estas personas. “Los patrocinadores se dan cuenta de que estas acusaciones continuas no son buenas para nadie, ni para la FIFA ni para los patrocinadores.” FIFA ya estaba sintiendo la presión de los patrocinadores, añadió.

Mientras Brasil se prepara para el comienzo de la Copa Mundial el jueves, el Sr. Blatter está reforzando su propia posición, reuniendo a miembros de la FIFA para que apoyen su campaña de reelección para un quinto término de cuatro años.

Al responder a las acusaciones en el Sunday Times acerca de la forma en que Qatar ganó el derecho a ser sede del torneo de 2022, dijo en una reunión de funcionarios asiáticos de futbol en São Paulo: “La forma en que la prensa británica ha comenzado este Qatargate, no sé exactamente el fundamento detrás de esto. Pero tenemos que mantener la unidad en la FIFA”.

Qatar siempre ha sostenido que ganó la sede por méritos. Pero en un gesto de reconocimiento hacia los críticos de la FIFA, el Sr. Blatter dijo que Michael Garcia, el fiscal de EU quien investiga las acusaciones, se dirigiría a la reunión de miembros de la FIFA esta semana en São Paulo.

Los patrocinadores no le aportan tantos ingresos a la FIFA como los medios de difusión, que aportan aproximadamente 60 por ciento de los ingresos del órgano rector. La FIFA estima que recibirá 5 mil millones de dólares en ingresos en el periodo de 2015 a 2018 –2 mil millones de dólares por acuerdos de difusión y 2.3 mil millones por una combinación de patrocinio, hospitalidad y taquilla.

Los seis patrocinadores principales están pagando de 65 millones a 120 millones de dólares cada uno por sus acuerdos de cuatro años, según personas conocedoras dentro de los patrocinadores. Una persona dijo que gastan el doble de esa cantidad para promover sus acuerdos a través de campañas mediáticas.

Los patrocinadores reaccionan de forma diferente a las controversias que afectan a las marcas deportivas que apoyan.

Por ejemplo, Nike se ha mantenido con Tiger Woods a pesar de la mancillada reputación del golfista. La compañía solamente le retiró su apoyo a Lance Armstrong cuando la caída del ciclista era prácticamente un hecho. Sin embargo, se distanció del atleta paralímpico Oscar Pistorius inmediatamente después de que fue arrestado bajo sospechas de haber asesinado a su novia.

Usualmente los patrocinadores echan a un lado la manchada reputación de la FIFA. La evitan haciendo énfasis en que ellos patrocinan la Copa Mundial en lugar del órgano rector. Una persona conocedora dentro de los patrocinadores dijo: “Nadie quiere a la FIFA”.

Simon Chadwick, profesor de negocios del deporte en la Universidad de Coventry, dijo que existía un emergente “sistema de valores impulsado por el mercado” que regula si los patrocinadores siguen apoyando las marcas deportivas con mala reputación.

Pero aunque los patrocinadores de la Copa Mundial puedan sufrir daños a su reputación o incluso malas ventas por su asociación con la FIFA, se enfrentan a grandes dilemas estratégicos.

“Estas inversiones son demasiado grandes como para simplemente abandonarlas,” dijo el profesor Chadwick. Además, retirarse “les cedería potencialmente el control y el poder a rivales comerciales”.

Adidas, patrocinador del Mundial desde 1970, y que ha firmado contrato hasta 2030, comenzó su programa de mercadotecnia el verano pasado, promoviendo a los equipos nacionales de España, Argentina, Alemania y otros. Tiene como propósito ventas de productos relacionados con el futbol por un valor de 3.5 mil millones de dólares este año.

La marca alemana de ropa deportiva, para quien la Copa Mundial es la prueba principal en su batalla contra su rival Nike por dominar el mercado del futbol, dijo que aunque era socio mundial de la FIFA, “lo importante para nosotros es mantenernos activos en todo el mundo”.

También, te pueden interesar los siguientes artículos

Una lección de primaria sobre las bonificaciones de los
ejecutivos


Las tarjetas de presentación son un ritual que perdurará

Acuerdo sobre gas natural es más importante para Rusia