Empresas

Yacimientos mexicanos seducen a una nueva generación de petroleros

El éxito observado en la última serie de licitaciones de zonas petroleras de México  se debe más a la expectativa de recursos no explotados que a los precios que fijo el gobierno para adjudicarse los campos; sin embargo, el impacto en la producción petrolera del país tiene un perfil de largo plazo.
Bloomberg
08 enero 2016 21:18 Última actualización 09 enero 2016 23:25
Pozo petrolero en el campo Inglewood de Los Angeles, California. (Foto: Bloomberg)

Pozo petrolero en el campo Inglewood de Los Angeles, California. (Foto: Bloomberg)

Más de 180 mil pozos tierra adentro están produciendo petróleo en Texas, pero en México solo ocho mil 250 fueron perforados por Petróleos Mexicanos (Pemex) sobre la frontera. Bienvenidos a la tierra de las oportunidades.

Los oferentes de los 25 yacimientos mexicanos subastados el pasado 15 de diciembre dicen que la promesa de recursos no explotados, y no necesariamente los bajos precios de las licitaciones, impulsaron una tasa de éxito del 100 por ciento para la obtención de los campos vendidos en momentos que los precios internacionales del crudo están en mínimos de 11 años.

Si bien el fracking cambió el rostro de la producción petrolífera estadounidense –aumentando la producción del país en más del 60 por ciento desde 2010- México “ni siquiera ha raspado la superficie de la explotación no convencional”, según Craig Steinke, máximo responsable ejecutivo de Renaissance Oil Corp., que obtuvo los derechos para desarrollar tres yacimientos tierra adentro en la subasta del mes pasado.

“La densidad de perforación en México está muy poco desarrollada en relación al resto de Norteamérica”, dijo.

Reservas más grandes

Stefan Olivier, máximo responsable ejecutivo de MX Oil Plc. con sede en Londres, dijo que su empresa ofertó por yacimientos mexicanos y obtuvo los derechos para perforar cuatro de ellos, porque considera que las reservas mexicanas son significativamente más grandes que las cifras citadas por Pemex. “Eso es realmente lo atractivo”, dijo.

Luego de un inicio lento en las primeras subastas petroleras privadas del país en 2015, México otorgó a 22 compañías de producción y servicios petrolíferos los derechos para explorar y extraer crudo de yacimientos terrestres en todo el país.

Nuevas empresas locales, algunas de las cuales no cuentan con experiencia previa, serán las primeras en explotar los recursos terrestres de México, donde Pemex estima que las formaciones de hidrocarburos debajo de su suelo alcanzan 13 billones de metros cúbicos (equivalente a 460 billones de pies cúbicos) de petróleo y gas shale no explotados y están valorados en casi 2.2 billones de dólares.

“Si comparamos lo que se ha perforado al norte y al sur de la frontera, prácticamente estamos hablando de superficie virgen”, dijo Olivier, cuya empresa, junto con Geo Estratos S.A., obtuvo los derechos de desarrollo en la última ronda de licitaciones.

El crudo West Texas Intermediate (WTI) cerró la semana en 33.16 dólares por barril, un mínimo de 12 años. Los precios cayeron más de dos tercios desde junio de 2014 en tanto la OPEP mantiene niveles de bombeó en máximos, centrándose en mantener cuota de mercado de cara a una mayor producción de países como Rusia y los Estados Unidos. Durante ese período, el índice Standard &Poor’s de compañías de exploración de petróleo y gas se desplomó 58 por ciento.

El pico de producción en los 25 yacimientos terrestres subastados en diciembre alcanzará los 77 mil barriles diarios y requerirá una inversión total de mil 100 millones de dólares, según Juan Carlos Zepeda, responsable de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

México también subastó cinco zonas petrolíferas marítimas el año pasado, que según los pronósticos sumarán más de 100 mil barriles de producción diaria en los siguientes cinco años.

La esperada producción de petróleo por parte de los productores privados ha sido anunciada como el remedio para frenar el declive en la producción de crudo de México de los últimos 11 años.

Si bien México ha tenido éxito en el desarrollo de su industria petrolera sin Pemex, la contribución de los productores privados en la producción de crudo del país está todavía a años de distancia, dijo Luana Siegfried, un investigador de energía en la compañía de servicios financieros Raymond James Financial Inc. en Houston.

"Vemos la contribución (de los productores privados) en la producción total de México con un horizonte de largo plazo, es decir, de cinco a 10 años", dijo Siegfried por teléfono. "Esperar un repunte inmediatamente, es muy difícil."

"Creemos que la oportunidad en México es de clase mundial", dijo Steinke de Reinaissance Oil. "Es uno de los primeros tres lugares en el mundo para hacer exploración de petróleo y gas."