Empresas

Volkswagen llamará a revisión 11 millones de autos tras escándalo

La firma automotriz alemana anunció que tiene un plan "exhaustivo" de reacondicionamiento que presentará a los reguladores de emisiones de gases para garantizar que sus motores a diésel cumplen con los estándares.
Reuters
29 septiembre 2015 7:20 Última actualización 29 septiembre 2015 7:21
Volkswagen

Volkswagen (Bloomberg)

BERLÍN.- Volkswagen anunció que llamará a revisión hasta 11 millones de vehículos, en un intento por aplacar un escándalo surgido por la adulteración de unas pruebas de emisiones de gases en autos a diésel en Estados Unidos.

El nuevo presidente ejecutivo de la automotriz alemana, Matthias Mueller, dijo que la firma ha elaborado un plan "exhaustivo" de reacondicionamiento que presentará a los reguladores a fin de garantizar que sus modelos diésel cumplan con los estándares de las pruebas de emisiones.

Volkswagen pedirá "en los próximos días" a sus clientes que sometan a los modelos diésel equipados con un software que oculta el volumen real de emisiones a un reacondicionamiento, e informará a las autoridades en octubre sobre las soluciones técnicas, dijo Müller en una reunión privada con unos mil directivos de alto rango en la sede de la compañía en Wolfsburg.

FOCOS
-La firma automotriz presentará un plan de reacondicionamiento para 11 millones de vehículos  a diésel en todo el mundo luego del escándalo sobre emisiones contaminantes.

-El regulador alemán KBA había establecido como plazo el 7 de octubre para que VW presente un plan destinado a que las emisiones de sus motores diésel se ajusten a la ley.

La automotriz se encuentra bajo una enorme presión para hacer frente a la mayor crisis en su 78 años de historia. El regulador alemán KBA había establecido como plazo el 7 de octubre para que VW presente un plan destinado a que las emisiones de sus motores diésel se ajusten a la ley.

Volkswagen había dicho previamente que unos 11 millones de vehículos fueron equipados con un software que adulteraba los resultados de las pruebas de emisiones, incluyendo cinco millones en su marca homónima, 2.1 millones en la marca de lujo Audi, 1.2 millones en la división checa Skoda y 1.8 millones de vehículos comerciales ligeros.

"Nos enfrentamos a una larga marcha y mucho trabajo duro", dijo Mueller, quien fue nombrado director general de la mayor automotriz de Europa el viernes pasado, en el texto del discurso al que Reuters tuvo acceso. "Sólo podremos avanzar a pasos y habrá contratiempos", agregó.

Por separado, Mueller dijo que la atribulada división central VW de Volkswagen, que enfrenta altos costos fijos y bajos márgenes de ganancia, en el futuro será capaz de actuar con la independencia de las marcas insignia premium Audi y Porsche.

"La nueva estructura de la empresa es un primer paso y la base para una modernización de VW, por una nueva y mejor compañía", dijo.