Empresas

Reembolso o reparación, la oferta de Volkswagen a clientes de EU

La empresa llegó a un acuerdo para que propietarios de autos en Estados Unidos afectados por la manipulación de vehículos de diésel tengan la opción de que se les reembolse el costo del auto o que se les repare gratuitamente, informó un juez federal.
Bloomberg y AP
21 abril 2016 10:31 Última actualización 21 abril 2016 14:19
[La utilidad neta de Volkswagen Bank fue de 144.4 millones de pesos. / Bloomberg]  

[La utilidad neta de Volkswagen Bank fue de 144.4 millones de pesos. / Bloomberg]

Un acuerdo dará a los dueños de más de 480 mil vehículos Volkswagen en Estados Unidos (con motores manipulados para engañar las pruebas de emisiones contaminantes) la opción de que el fabricante de automóviles les reembolse el costo del auto o que se los repare gratuitamente, informó este jueves Charles Breyer, juez federal.

El juez de distrito no dio más detalles, como la cantidad que podrían recibir los propietarios de vehículos que decidan la primera opción, pero dijo que el acuerdo entre Volkswagen, el gobierno de Estados Unidos y abogados privados incluiría "una compensación sustancial".

Tampoco dijo cómo se repararán más de 480 mil vehículos. Todavía se están afinando los términos del acuerdo y ordené a todas las partes que se manejen con confidencialidad durante las negociaciones, añadió el juez. 

El acuerdo incluirá un fondo para los esfuerzos correctivos relacionados con el exceso de contaminación y se obligará a Volkswagen a asignar más fondos para promover tecnologías limpias en los automóviles, dijo Breyer, quien no ha firmado todavía el acuerdo de manera formal.

El juez no reveló si incluía detalles sobre cómo es que la compañía planea reparar los vehículos.

Volkswagen podría gastar poco más de mil millones de dólares para compensar a los propietarios, pero el acuerdo no incluyó planes sobre cómo reparar los vehículos, según reveló el miércoles una persona informada sobre el asunto que pidió no ser identificada porque el acuerdo no se había hecho público.

El acuerdo afecta a los propietarios de unos 482 mil autos Volkswagen con motores diesel de cuatro cilindros y un volumen de 2 litros, quienes podrán elegir entre el reembolso o las reparaciones.

Quienes tengan vehículos arrendados (entre ellos los modelos VW Jetta, Golf y Passat que datan del modelo 2009) podrán devolver los coches.

Sin embargo, no se ha alcanzado un acuerdo todavía sobre los vehículos Volkswagen, Audi y Porsche con motores de seis cilindros y 3 litros de volumen: aproximadamente 90 mil vehículos más.

Los propietarios de los vehículos afectados y el Departamento de Justicia de Estados Unidos demandaron a la compañía después de que esta reconoció en septiembre que manipuló intencionadamente las pruebas de emisiones y puso vehículos contaminantes a rodar en Estados Unidos.

El analista Marc-René Tonn, de la firma Warburg Research, calculó que el impacto económico directo para Volkswagen en todo el mundo a raíz del escándalo de las emisiones en 28 mil 600 millones de euros (32 mil 300 millones de dólares).

La compañía también enfrenta pérdidas por la disminución de su participación de mercado y porque ha tenido que bajar sus precios para conservar clientes.

Todo arreglo en Estados Unidos podría influir en lo que ocurra en Europa y otros países, dijo. "Si hay pagos muy generosos a los compradores estadounidenses aumentará la avidez aquí también", añadió.

Más temprano este jueves una fuente dijo a Bloomberg que Volkswagen había acordado reservar unos fondos de al menos 10 mil millones de dólares para cubrir las demandas civiles del Gobierno estadounidense y de propietarios de automóviles en Estados Unidos por la manipulación de sus vehículos diésel para pasar las pruebas de contaminación.

El fabricante alemán está luchando por recuperar la confianza de los consumidores tras admitir en septiembre que había manipulado los sistemas de escape de 11 millones de vehículos con motores diésel en todo el mundo a fin de pasar las pruebas de emisiones oficiales.

La crisis llevó a la partida del máximo responsable ejecutivo Martin Winterkorn e hizo que Volkswagen retrasara el anuncio de los resultados correspondientes a 2015 debido a la incertidumbre sobre el costo del escándalo.