Empresas

Vivienderas caen hasta 44% en BMV

La caída en el precio de las acciones de dichas empresas se deriva principalmente de los recortes presupuestarios en subsidios a vivienda de interés social en 2017, el alza en las tasas de interés y la desconfianza de inversionistas en el sector.
Francisco Hernández
24 enero 2017 22:4 Última actualización 25 enero 2017 4:55
(Cuartoscuro)

(Cuartoscuro)

Los recortes a los subsidios para la compra de casas y ‘depas’, el alza en las tasas, así como la desconfianza de los inversionistas en el sector han ocasionado que las vivienderas que cotizan en la BMV hayan perdido más de 40 por ciento de su valor, coincidieron expertos.

Urbi encabeza la lista de las más golpeadas, pues del 1 de diciembre del año pasado a la fecha el precio de sus acciones en la Bolsa se ha desplomado 43.8 por ciento.

Le sigue Homex, que aún enfrenta un proceso de reestructura derivado de su concurso mercantil, con una caída de 33.7 por ciento; luego está Geo, que se halla en una situación similar a la de Homex, con una contracción de 31.7 por ciento y Cadu que se ha ajustado 17.6 por ciento a pesar de sus buenos resultados.

“La demanda por vivienda está correlacionada con el crecimiento económico, pues es el principal impulsor de la demanda, con el recorte del PIB yo creo que la gente espera una menor demanda por vivienda”, comentó Roberto Navarro, analista de Signum Research.

“El otro impacto tiene que ver con las tasas de interés que aumentan el costo del crédito, tanto para el desarrollador como para la persona, ahorita todavía no se ve un traspaso (completo) del alza de las tasas al consumidor por la competencia entre los bancos. Por parte del desarrollador, como gran parte de su operación lo usa con crédito puente y son a corto plazo, pues van a renovar a tasas más altas y eso va a impactar el precio de la vivienda”, agregó.

De acuerdo con los expertos, el recorte presupuestario de casi 30 por ciento para 2017 en materia de subsidios a la vivienda de interés social es otro de los puntos que le pega a las firmas del sector, que ya alistan planes de diversificación a los segmentos medio y residencial para amortiguar la baja en la demanda prevista.