Empresas

Vivienda abandonada tiene su nivel más bajo en 10 años

Este tipo de propiedades son rescatadas por el Infonavit y posteriormente realiza convocatorias de subasta para venderlas a empresas interesadas. En lo que va de 2017, se han desplazado más de 12 mil 500 viviendas recuperadas.
Francisco Hernández
31 agosto 2017 23:13 Última actualización 01 septiembre 2017 4:55
Casas abandonadas

Casas abandonadas

El inventario de vivienda abandonada del Infonavit registró en junio de 2017 su nivel más bajo en una década, reflejo de las campañas de mejoramiento de las unidades ubicadas junto a empresas y gobiernos locales, así como del agresivo programa de subastas a compañías interesadas en recolocar los ‘depas’ o casas en el mercado.

Entre las empresas que participan en las pujas de vivienda recuperada están Revimex, Provive, Axxiona y Quila.

Entre junio de 2015 y el mismo mes de 2017, el número de unidades abandonadas se redujo en más de 63 por ciento, a 73 mil 65 viviendas al cierre del sexto mes de este año, la cifra más baja del periodo 2007-2017, según información del Infonavit y de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF).

Además, se trata del número más bajo desde 2005 -año desde que se tiene registro-, cuando había casi 70 mil propiedades en esa condición.

Se trata de unidades que el Infonavit recupera luego de que sus dueños caen en impago y se marchan de los inmuebles, para luego realizar juicios en los que reclama las viviendas como garantía de sus créditos. Posteriormente, el Instituto lanza convocatorias de subasta en las que vende estas unidades a empresas interesadas.

Cabe mencionar que entre 2013 y 2014 hubo un aumento de más de 40 por ciento en el número de viviendas en esta situación, principalmente por la crisis que enfrentó el sector desde finales de 2012.

“El Infonavit ha sido agresivo en la recuperación de las viviendas, primero para hacer todo el proceso judicial y que las viviendas sean absorbidas por la cartera del Instituto; en muchos casos las casas se venden tal y como están, pero con un nivel de descuento (por parte de las empresas que las adquieren en las subastas). Hay de todo tipo de vivienda, desde la que está deteriorada y vandalizada, hasta la que no tiene ningún problema”, explicó Claudia Velázquez, directora de operaciones Softec.

Según expertos, el precio de ese tipo de ‘depas’ o casas suele estar entre 5 y 30 por ciento por debajo del valor de las nuevas, aunque los compradores finales son responsables de pagar los daños que puedan tener los inmuebles.

“En lo que va del presente año se han desplazado más de 12 mil 500 viviendas recuperadas, a través de tres procesos de subastas y macrosubastas. En las dos primeras subastas participaron entre 80 y 90 empresas, pero al cabo de 11 procesos que se han realizado llegaron a estar presentes hasta 230 compañías, lo que representa un incremento de 145 por ciento (respecto a las primeras)”, respondió en una solicitud de información la subdirección de cartera del Infonavit.

Aunque el Infonavit lleva a cabo las subastas desde 2007, antes de 2014 el número de casas en esa condición que eran comercializadas se ubicaba debajo de las 10 mil por año.

En dichos programas, donde participan entidades como el Colegio de Ingenieros, gobiernos estatales -como el de Puebla- y la Fundación Hogares, se invierten cerca de 100 millones de pesos al año.

Según cifras de la SHF, 10 municipios concentran el 33 por ciento de la vivienda abandonada que puede encontrarse en México.

Estas demarcaciones son Ciudad Juárez en Chihuahua; Tijuana y Mexicali en Baja California; Tlajomulco de Zúñiga en Jalisco; Zumpango en el Estado de México; Reynosa y Altamira en Tamaulipas; Torreón en Coahuila; León en Guanajuato; y Juárez en Nuevo León.

“Para el cierre de 2016 se tenía planeado vender 30 mil viviendas en esa condición; sin embargo, ese número se duplicó y se recuperaron más de 2 mil millones de pesos, recursos que fueron reingresados a la Subcuenta de Vivienda de los Trabajadores”, detalló la dependencia que dirige David Penchyna.

“empresas31agocasas.jpg”
: