Empresas

Venta de vivienda media, en su nivel más alto en 4 años

Las bajas tasas de interés y el crecimiento del crédito de la banca a la vivienda derivaron en un alza de 27% en la comercialización de casas y departamentos de tipo medio de enero a septiembre de 2016, con respecto al mismo periodo del año anterior.
Francisco Hernández
22 enero 2017 20:54 Última actualización 23 enero 2017 4:55
(Especial)

(Especial)

A finales de diciembre pasado, el Banco de México (Banxico) reveló que el crédito de la banca a la vivienda creció 10.6 por ciento a noviembre de 2016, lo que significó una aceleración respecto a los meses anteriores.

Esto, aunado a los mínimos históricos que tocaron tasas de interés, disparó la demanda de vivienda del segmento medio, aquella con un valor de 736 mil a un millón 577 mil pesos.

De enero a septiembre de 2016, se comercializaron 98 mil 613 casas y departamentos de tipo medio, lo que representó un alza de 27 por ciento respecto al número de unidades desplazadas en el mismo periodo de 2015, y el mayor volumen en cuatro años, según un estudio de la firma de corretaje Realty World.

“Como la vivienda media va enfocada a un sector que aspiracionalmente está creciendo y generando más demanda en diferentes estados, pues le ha ido bien. Es un poco complejo saber si esta tendencia va a seguir, pues tenemos factores externos como la llegada de Donald Trump (a la presidencia de Estados Unidos) que podría afectar el sector manufacturero en México, y esto implicaría problemas económicos para el país”, comentó Jorge Paredes, CEO de Realty World en México.

Entre las entidades con mayor crecimiento en la venta del segmento de vivienda media estuvieron: Quintana Roo, con un alza de 2.3 veces en el número de unidades desplazadas; Sonora, con 1.6 veces; Oaxaca, con 89 por ciento; Guerrero, con 88 por ciento, y Nayarit con un alza de 67 por ciento, indica el reporte de Realty World.

Para los expertos del sector, las zonas costeras tuvieron un crecimiento importante derivado de un mayor interés de los compradores extranjeros, impulsado por la debilidad del peso, que perdió cerca de 20 por ciento de su valor frente al dólar durante el año pasado.

Sumado a esto, en 2016 las tasas para créditos hipotecarios de la banca alcanzaron mínimos históricos, en algunos casos por debajo del 9 por ciento anualizado, lo que incentivó la venta de este tipo de propiedades.

“La vivienda media, sobre todo el segmento nuevo, va a tener un impulso vinculado a la colocación de cartera hipotecaria de la banca comercial y del Infonavit, va a ser un driver muy importante. Partiendo de que es un mercado que tiene una demanda garantizada, entonces podríamos decir que la vivienda nueva tendrá una tendencia favorable hasta que las tasas hipotecarias comiencen una tendencia alcista”, explicó Leonardo González, analista de Real Estate del portal Propiedades.com.

Según el experto, ahora mismo se tienen las mejores condiciones para la adquisición de uno de estos inmuebles debido a que las tasas interés aún se mantienen bajas (menos de 10.5 por ciento anual, de acuerdo con datos del Banxico a noviembre). Analistas aseguran que a partir de febrero las tasas tenderían a experimentar un alza que podría llevarlas en promedio a un 11 por ciento anual.

Sin embargo, uno de los factores que podría mantener el dinamismo en la demanda de vivienda media es el incremento en el tope de los créditos del Infonavit por encima del millón y medio de pesos y que estarán disponibles a partir del segundo trimestre de 2017.

“Sin duda (el impulso del Infonavit en el mercado), porque ya está vinculando la cuota de mercado al segmento medio, es ampliar el conjunto de actuación del Infonavit que hasta ahora como hipotecaria social se venía concentrando en el segmento de interés social, entonces digamos que hay un esquema de garantías de riesgo favorable que permite que el Infonavit coloque créditos en el segmento medio”, agregó González.

En contraste con la expansión de la demanda de tipo medio, en los primeros nueve meses del 2016 la vivienda popular, es decir, aquella con un valor de 269 mil a 421 mil pesos, experimentó una caída de 14 por ciento, derivada de los recortes presupuestales en materia de subsidios para el sector de bajos recursos.

De hecho, durante 2016 el número de apoyos para la adquisición de este tipo de vivienda se redujo 14 por ciento, a 142 mil acciones. Además, registró su nivel más bajo desde 2007, cuando se otorgaron 130 mil subsidios, según datos de la Conavi.

Residencias para no perder
Por el entorno de incertidumbre en el que se encuentra la economía mexicana, los inversionistas buscan maneras más seguras para proteger su capital, como los bienes raíces.

Esto se refleja en una tendencia de crecimiento en la venta de vivienda de tipo residencial plus, aquella con valor superior a 3 millones de pesos.

Según el reporte de Realty World, en el periodo de enero a septiembre de 2016 el volumen de casas y departamento de esta categoría se incrementó 10.5 por ciento, al llegar a 8 mil 134 unidades desplazadas. Además, este volumen es el más alto en cuatro años para un lapso comparable.

“Desde el punto de vista de un fondo de inversión, la renta de vivienda podría servir como una alternativa de refugio. Cabría esperar que los inversionistas busquen activos más seguros aunque no sean tan líquidos como los mercados financieros y en este caso podría ser la vivienda, que tiene una rentabilidad esperada para este año bastante considerable”, puntualizó el analista de Propiedades.com.

media_crece_popular_cae