Empresas

Venezuela 'devora' ganancias de empresas mexicanas con
tipo de cambio

Las compañías mexicanas que operan en Venezuela, como Mexichem o Femsa, han visto afectadas sus ganancias como efecto de la devaluación del bolívar frente al dólar; en tanto salir del país sudamericano sería una opción cara. 
Bloomberg
17 marzo 2015 17:42 Última actualización 17 marzo 2015 17:42
 [Mexichem informó que su construcción tardará dos año y medio. / Cortesía] 

[Mexichem informó que su construcción tardará dos año y medio. / Cortesía]

Las compañías mexicanas que operan en Venezuela padecen las falencias de un sistema cambiario que afecta sus ganancias.

Las perspectivas se oscurecen para las filiales locales de compañías como Mexichem SAB y Coca-Cola Femsa SAB en tanto la caída de los precios del crudo y la inflación más rápida del mundo debilitan el valor de la moneda local. El bolívar ha caído 64 por ciento en el mercado negro, mientras que una tercera paridad oficial se suma a las distorsiones.

La empresa petroquímica perdió 33 millones de dólares como consecuencia de la moneda de Venezuela el año pasado luego de adoptar 12 bolívares por dólar como paridad versus 6.3. Este trimestre, las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización serán en Venezuela entre un 20 y un 35 por ciento de los niveles de años anteriores, dijo en una entrevista el máximo responsable financiero, Rodrigo Guzmán. También los resultados de Femsa se ven afectados al ajustarse a una paridad de 50 por dólar.

“Las pocas compañías extranjeras que permanecen en Venezuela sufren”, dijo por teléfono Raúl Ochoa, un analista de la firma operadora Interacciones, que tiene sede en Ciudad de México. “No pueden vender inversiones ni transferirlas, y no pueden convertir bolívares en dólares sólo porque quieran irse. No hay salida”.

El presidente Nicolás Maduro ha reaccionado a una caída de 50 por ciento del precio del petróleo en el último año y a una aceleración de la inflación mediante la introducción de otra paridad cambiaria. Maduro extiende las políticas de control cambiario y de precios que utilizaba su extinto predecesor y mentor, Hugo Chávez, que han derivado en desabastecimiento y en una caída de la inversión extranjera.

Cemex SAB, que tiene sede en Monterrey, México, recibió 600 millones de dólares en compensación por activos que Chávez expropió en 2008 en el marco de su nacionalización de la industria cementera.

De todos modos, cesar sus operaciones en Venezuela, como hizo el año pasado la compañía estadounidense de productos de consumo Clorox Co., sería una decisión cara para las empresas mexicanas, según Fernando Bolaños, analista de acciones de Grupo Financiero Monex SAB. Determinar el valor de los activos de una compañía para poner fin a las operaciones sería complicado dado el sistema cambiario y podría derivar en mayores pérdidas, dijo en una declaración por correo electrónico.

Las dificultades para cambiar dólares estadounidenses por bolívares venezolanos también afectaron las ganancias del cuarto trimestre de Ford Motor Co., Kimberly-Clark Corp. y Telefónica SA. La compañía mexicana productora de pan y snacks Grupo Bimbo SAB también dio a conocer un deterioro de sus ganancias en Venezuela en años anteriores debido al debilitamiento del bolívar.

Mexichem, que produce conectores y tubos de PVC en Venezuela a través de su subsidiaria Pavco de Venezuela, experimentó el año pasado una declinación de las ganancias producto de las operaciones en el país sudamericano de 47 por ciento luego de adoptar la llamada paridad Sicad I. La compañía, que según el máximo responsable financiero Guzmán, es una inversora a largo plazo en Venezuela, genera en el país sudamericano apenas un 4 por ciento de su EBITDA global, según datos que recopiló Bloomberg.