Empresas

Ven incentivos en licitación de frecuencias para televisión abierta

Argumentó que el valor mínimo de referencia de 830 millones de pesos que fijó el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para cada una de las cadenas que licitará, es el principal incentivo para los inversionistas interesados en entrar al mercado de la televisión abierta.
Notimex
20 abril 2014 14:16 Última actualización 20 abril 2014 14:25
[Bloomberg] La transición a la Televisión Digital Terrestre culminará el 31 de diciembre de 2015. 

[Bloomberg] La transición a la Televisión Digital Terrestre culminará el 31 de diciembre de 2015.

Además del precio atractivo, la licitación de nuevas cadenas de televisión abierta tiene fuertes incentivos, como la posibilidad de transmitir contenidos vía los sistemas de televisión de paga, la multiprogramación y las expectativas positivas por parte de la sociedad, señaló el especialista Gabriel Sosa Plata.

Argumentó que el valor mínimo de referencia de 830 millones de pesos que fijó el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para cada una de las cadenas que licitará, es el principal incentivo para los inversionistas interesados en entrar al mercado de la televisión abierta.

“En 2006, el empresario Olegario Vázquez Raña compró el Canal 28 por 126 millones de dólares, unos mil 370 millones de pesos al tipo de cambio de ese año, pero aquí estamos hablando de una cadena nacional”, expuso en entrevista con Notimex.


Dijo que otra referencia para decir que el precio fijado por el órgano regulador es sumamente atractivo es el caso de Ricardo Salinas Pliego, quien pagó en 1993 por Televisión Azteca alrededor de 464 millones de dólares (mil 444 millones de pesos, según la cotización de ese momento).

De acuerdo con el órgano regulador, en cinco años los nuevos jugadores en el mercado de televisión abierta que operen una de las dos cadenas de frecuencias que se licitarán podrán obtener, de forma gradual, hasta 8.5 por ciento de los ingresos totales de la industria.

Para el especialista, esta estimación es más que optimista si se toma en cuenta que a Televisión Azteca le tomó unos 10 años alcanzar menos de 10 por ciento de participación de mercado, y otra década llegar al 30 por ciento que posee en la actualidad.

“Lo más que Televisión Azteca le ha podido arrebatar a Televisa, tanto en ingresos de publicidad como en audiencia, es alrededor de 25 o 30 por ciento; ojalá que el porcentaje que estima el IFT se cumpla, también hay que considerar que hay nuevas condiciones para los nuevos jugadores”, señaló.

En opinión de Sosa Plata, la regulación de retransmisión de contenidos de televisión abierta en sistemas de paga es otro factor que incidirá de forma positiva en el interés del mercado en la licitación que realizará el IFT.

“El must carry y el must offer amplían la cobertura, pero también incentivará el mercado publicitario, esto indudablemente tendrá un impacto en el mercado de la televisión abierta”.

Además, dijo, con sólo dos cadenas de televisión abierta a nivel nacional, se ha generado tal expectativa en la sociedad que cuando nazcan los nuevos canales, éstos tendrán una fuerte atención inicial en sus ofertas y contenidos.

“Esto repercutiría en una mayor audiencia, la cual estará interesada en contrastar los contenidos que ofrecen Televisa y Televisión Azteca; si las nuevas cadenas logran mantener ese interés con una oferta atractiva, plural y con producciones de calidad, esa expectativa no sólo podría cumplirse sino hasta superarse”, estimó.

De acuerdo con Sosa Plata, el mercado de la publicidad es otra área de oportunidad no sólo para quienes obtengan la concesión de las 246 frecuencias para televisión abierta, sino para pequeños anunciantes que podrán acceder a espacios a precios más competitivos.

“Dado que hay un duopolio de la televisión en México que ha dado tarifas altas, las nuevas cadenas podrían motivar que los anunciantes, sobre todo pequeños, puedan insertar publicidad en sus espacios; se abre un mercado para las pequeñas y medianas empresas”, añadió el especialista.