Empresas
caso de estudio

Universidad Aeronáutica en Querétaro incuba
a proveedor de Aeroméxico y Delta

Además de preparar capital humano para la industria, la Universidad Aeronáutica en Querétaro tiene un programa de incubación de empresas entre sus egresados y alumnos, con el objetivo de que se incorporen a la cadena de proveedores del sector. Así nació Mobateck.
Francisco Flores
20 enero 2015 18:33 Última actualización 21 enero 2015 4:55
Mobateck

Miguel Bribiesca, egresado de la Unaq, fundó Mobateck, que en 2014 facturó un millón de pesos. (Cortesía)

QUERÉTARO, Qro.— Mobateck es el primer proyecto de emprendedurismo que impulsó la Universidad Aeronáutica en Querétaro (Unaq) con uno de sus egresados de la carrera de ingeniería aeronáutica en manufactura.

La Pyme fue creada por Miguel Bribiesca en septiembre de 2013 y en menos de dos años ya es proveedora de una de las empresas más importantes del sector aeronáutico que operan en Querétaro: el Centro de Mantenimiento de Aeroméxico y Delta (TechOps) y recientemente se incorporó como proveedor de Airbus Helicopter.

Esta microempresa queretana produce bases en las cuales se montan componentes aeronáuticos para su reparación. Las bases se utilizan para bajar, por ejemplo, un ala o un estabilizador del avión y necesitan una base de apoyo que les permita la manipulación del componente y mantenerlo seguro para el operador.

“Mi objetivo era crear productos mecanizados, pero después vi la posibilidad de producir herramientas y moldes, considerando que manejo muy bien la parte de diseño, y lo fui complementado con la operación de máquinas, a fin de realizar el proceso de manufactura. La Unaq me vinculó con la gente de TechOps, que requería herramentales y después me fui haciendo de proveedores de soldadura y de materiales”, comentó Bribiesca.

En 2014, el emprendedor logró ventas por un millón de pesos y la producción de 26 piezas.

La empresa no cuenta con empleados, ni socios, Bribiesca se encarga de las compras, ingeniería y negociaciones con clientes. La manufactura, soldadura y pintura se hace a través de proveedores, explicó el emprendedor.

El negocio empezó con una computadora, la asesoría de la Unaq en temas administrativos, contables y de planeación, así como los contactos de vinculación que recibió de la institución.

“La Unaq me hizo un convenio de colaboración, me dan asesoría técnica y también me vinculan con las empresas que vienen trabajando. La escuela no me cobra, el programa no tiene ningún costo. Hago uso de las instalaciones, todo con su debido permiso. Como egresado me dan la oportunidad de tener un espacio, usar los equipos y vincularme con los profesores”, destacó Bribiesca.

El objetivo del emprendedor en este año es buscar un terreno para establecer un taller y más tarde adquirir una máquina, que tiene un costo de más de un millón de pesos.

Las herramientas que produce se venden en rangos que van de 20 mil a 100 mil pesos, dependiendo de la complejidad.

El programa de incubación de la Unaq cuenta con asesoría de la Universidad Tecnológica de Querétaro en temas de administración y mercadotecnia, mientras que la Universidad Aeronáutica da a los alumnos y egresados vinculación con las grandes empresas de la industria, con las autoridades, así como apoyo técnico.