Empresas

Turistas gringos siguen viajando a México pese a violencia

Expertos indicaron que el aumento del turismo estadounidense al país se debe al crecimiento de la economía de Estados Unidos, a la oferta de vuelos entre ambos países y a que México sigue siendo un destino turístico barato. 
Everardo Martínez
29 agosto 2017 22:38 Última actualización 30 agosto 2017 4:55
Turistas

Turistas

La semana pasada el Departamento de Estado de la Unión Americana actualizó la alerta de viaje a sus ciudadanos que viven o están por trasladarse a México, a fin de extremar precauciones en ciertas partes del país, incluidos Los Cabos, Cancún y la Riviera Maya.

Esto ante el aumento de homicidios que ya ubican al 2017 como uno de los años más violentos de la última década en el país.

Sin embargo, esto no ahuyentó la llegada de turistas extranjeros, especialmente del vecino país del norte, que incluso se aceleró.

El número de estadounidenses que arribaron a México por avión creció 14 por ciento en el primer semestre de 2017, respecto a igual lapso de un año antes, cuando se reportó un alza de 13 por ciento, según cifras de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación (Segob)..

Por destino, el aeropuerto del principal polo turístico nacional, Cancún, recibió en los primeros siete meses de este año 9.2 por ciento más viajeros internacionales, por arriba del aumento de 7.1 por ciento de igual lapso del año pasado, según datos de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC).

En el caso del puerto aéreo de Los Cabos, vio un alza anualizada a julio de 17.9 por ciento, mayor al 15.4 por ciento del avance del 2016.

Expertos explicaron que la aceleración en el arribo de visitantes extranjeros a México se debe al crecimiento de la economía de Estados Unidos, la mayor oferta de vuelos entre los dos países y a que la ‘nación azteca’ se mantiene barata como destino turístico frente a otras.

“Pese a los reportes (de violencia), que no dejan de ser lamentables, en los tres destinos más grandes de playa (Los Cabos, Vallarta y Cancún-La Riviera Maya) la estabilidad económica de México como mercado turístico nacional y de Estados Unidos como principal origen de viajeros extranjeros han hecho que el flujo de viajeros crezca”, señaló Agustín González, presidente de la agencia de viajes Excel Tours.

“El turismo crece porque lleva inercia, crece porque hay promoción y es más barato para los estadounidenses y canadienses”, agregó por su parte Jorge Hernández, presidente de la AMAV.

De acuerdo con un sondeo de El Financiero, los destinos de playa nacionales resultan en promedio 34 por ciento más accesibles que los estadounidenses, el Caribe no mexicano y Europa.

Por ejemplo, hospedarse en el RIU Mazatlán con vista al mar tiene un precio de 144 dólares por noche, 66 por ciento más barato que en el RIU de Tenerife, España, donde el costo es de 429 dólares.

Otro ejemplo es el Sheraton Grand Los Cabos, cuyo hospedaje por noche está en 214 dólares, 31 por ciento debajo de los 309 dólares que cuesta en el Hyatt Regency de Long Beach, California.

Por otro lado, la oferta aérea desde y hacia Estados Unidos se incrementó en los primeros siete meses de este año un 7.5 por ciento, respecto al mismo periodo del año pasado, según cifras de la DGAC.

“Estamos muy optimistas pese a esta situación (de violencia). Seguimos con la misma operación, mantendremos frecuencias porque creemos en el mercado mexicano”, añadió Tony Gutiérrez, directora general de American Airlines al ser cuestionada al respecto.

“empresas”


LOS QUE SUFREN
En contraste con destinos como Los Cabos, Cancún-Riviera Maya y Vallarta, hay otros que han resentido la mayor incidencia delictiva y percepción de inseguridad en México.

El aeropuerto de Colima vio una caída de 62 por ciento en su tráfico de pasaje internacional; Villahermosa una baja de 16 por ciento; y Veracruz, de 12 por ciento.

Otros puertos aéreos como los de Acapulco, Guadalajara, Mérida, Mexicali, Loreto o La Paz mostraron menores tasas de crecimiento.

PREVÉN AFECTACIÓN
La fortaleza de los grandes polos turísticos mexicanos se pondrá a prueba en 2018 y hacia adelante, ante la actualización de la alerta de viaje por parte de las autoridades de Estados Unidos.

“Las alertas alarman más a los medios que a los propios visitantes de Estados Unidos. Sin embargo, el tema de inseguridad es gravísimo”, comentó Francisco Madrid, director de la Facultad de Turismo de la Universidad Anáhuac.

“Si no se contrarresta la violencia pronto, el siguiente año esperamos que se detenga el crecimiento, que el flujo sea el mismo que este año o que haya reducción”, advirtió.

Cuando el Departamento de Estado de la Unión Americana puso la alerta en Mazatlán, el flujo de viajeros cayó 3 por ciento en el primer año y en Acapulco disminuyó 0.5 por ciento, en un entorno de bonanza en el país.

“Nos preocupan las alertas y que no se combata la inseguridad que afecta a todos: hoteleros, agencias, transportistas, banqueros y consumidores”, lamentó Rafael García, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles.

: