Empresas

¿Tienes 100 mil pesos? Te alcanza para un ‘depa’

El remate hipotecario es una opción para aquellos que buscan un descuento a la hora de adquirir una vivienda, pero que también no esperan habitarla inmediatamente.
Redacción
20 septiembre 2016 20:53 Última actualización 21 septiembre 2016 14:42
departamento

(Especial)

Si tienes ahorrados 100 mil pesos, puedes comprar un departamento en remate hipotecario. Este procedimiento permite adquirir propiedades con descuentos de entre 30 y 70 por ciento, a cambio de esperar varios años para ganar un juicio. 

En ese periodo, un abogado tendrá que llevar un juicio especial hipotecario para obtener la cesión de derechos. De ganar el proceso, usted podrá ser dueño del inmueble y ocuparlo al instante, de lo contrario debe saber que también se corre el riesgo de perder su dinero.

Coral Quintero, directora general de UP Town, empresa dedicada a los remates hipotecarios, aclaró que cuando una persona entra a un remate hipotecario no compra directamente una vivienda, sino los derechos de cesión de ésta y antes de poder habitarla, debe ganar el juicio.

Según la ejecutiva, tan sólo UP Town cuenta con un portafolio de al menos 5 mil inmuebles bajo esa situación. “Tenemos garantías cuyo valor real es de 8 a 10 millones de pesos y el remate sale en 5 millones, hasta garantías de 100 mil pesos”, explicó.

Estos procesos de remates se dan cuando un crédito hipotecario se vuelve impagable y un juez ordena la venta del inmueble mediante una subasta.

Este tipo de subastas son realizadas por bancos o empresas privadas que se dedican a comprar carteras vencidas de instituciones hipotecarias. En las ofertas se pueden encontrar departamentos y casas de todo tipo, en cualquier parte del país.

A diferencia de una compraventa común y corriente, usted no dispone del inmueble el día en que firma las escrituras, sino que debe de esperar de año y medio a tres para habitarlo.

“Los remates hipotecarios son especialmente para inversionistas que buscan rendimientos altos, pero hay que tener mucha paciencia porque al final del día son juicios. Lo más importante en lo que se tienen que fijar los compradores de este tipo de inmuebles, es que la deuda rebase el valor comercial de la propiedad, ya que en este caso la deuda se vuelve impagable y puedes ir al juicio de adjudicación”, explicó Alejandro Barbará, fundador de la inmobiliaria Espacio 7.

>