Empresas

Ternium asegura que no compra acero de China

La siderúrgica señaló que casi 60% del acero que sale de sus plantas productivas en México es con mineral de hierro de sus minas en Colima y Michoacán, mientras que el resto es comprado en planchón en el mercado mexicano.
Axel Sánchez
08 julio 2015 14:27 Última actualización 08 julio 2015 14:27
[Grupo Technit está integrado por las empresas Ternium, Tenaris y Tecprol/Cuartoscuro] 

[Grupo Technit está integrado por las empresas Ternium, Tenaris y Tecprol/Cuartoscuro]

La firma siderúrgica Ternium no compra acero de China a pesar de que tienen que comprar planchón de acero para completar su producción anual, afirmó la empresa a señalamientos de que eran consumidores de este metal que entra en condiciones de dumping.

En un correo enviado a El Financiero, la empresa dijo que casi 60 por ciento del acero que sale de sus plantas productivas en México es con mineral de hierro de sus minas en Colima y Michoacán. El resto lo compran en planchón (slab) en el mercado mexicano, un semielaborado, para complementar sus necesidades.

“Dada la insuficiente capacidad de producción de este semielaborado en México, compra el faltante en el mercado internacional, que no incluye a China o India. Cabe aclarar que China no exporta planchón ya que prefiere transformarlo en productos de mayor valor agregado que manda a todo el mundo en condiciones de comercio desleal”, dijo la firma.

Asimismo, Ternium reiteró que, al igual que el resto de la industria siderúrgica mexicana, está siendo afectado por la crisis que atraviesa el sector a nivel mundial, provocado por el exceso de la capacidad de producción de acero en China, y que se dedica a exportar a todo el mundo.

“Es imposible para empresas competir contra países que apoyan y subsidian a sus industrias. Ternium ha externado su preocupación en diferentes oportunidades y foros, incluso en el Suplemento Siderúrgia que El Financiero emite cada año”, señaló la empresa.

Al final piden que se tomen acciones adicionales que eviten más daños irreversibles a la industria siderúrgica mexicana, cuidando el no afectar las cadenas productivas del país.