Empresas

Televisores analógicos
a desechar ocuparían
casi 16 estadios Azteca

Preocupa a expertos que la SCT no tenga un plan definido para el reciclaje de aparatos, ya que éstos podrían dañar el ecosistema debido a la cantidad de años en que tardan en degradarse y a los componentes tóxicos presentes en los mismos.
Ramiro Alonso
27 mayo 2014 21:16 Última actualización 28 mayo 2014 5:0
Televisor analógico

Televisor analógico. (Cuartoscuro/Cortesía)

Los 50 millones de televisores analógicos que se estima serán desechados hacia el 2015 para completar la transición a la Televisión Digital Terrestre (TDT) ocuparán una superficie similar a 16 estadios Azteca.

Según los especialistas, el programa de reciclaje de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) es insuficiente para hacer frente a este volumen de aparatos.

“No parece haber un plan de contingencia por parte de las autoridades”, dijo Daniel Gershenson, fundador y presidente de AlConsumidor, quien consideró que el gobierno federal tiene que iniciar rápidamente una campaña que indique a los consumidores qué hacer con sus viejos televisores; de lo contrario, “se crearán basureros sin control que perjudicarán el ecosistema de la zona, debido a que los televisores integran dentro de sus sistema componentes que tardan muchos años en degradarse”.

Entre 2014 y 2015, alrededor de 50 millones de televisores analógicos serán desechados debido a que no cumplen con las características técnicas para recibir señales digitales.

De acuerdo con Gabriel Sosa Plata, experto del sector, la SCT en coordinación con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, se ha propuesto desarrollar un plan de recolección y confinamiento con el objetivo de evitar impactos ambientales.

“El problema con este proyecto será el fondeo del programa de reciclaje, lo cual será una suma adicional a los 26 mil millones de pesos que se han proyectado para lograr la transición a la TDT”, apuntó.

Ernesto Piedras, director de la firma The Competitive Intelligence Unit (CIU), coincidió en que con la TDT se libera el riesgo potencial de enviar a la basura a poco más de 50 millones de aparatos.

“Son 50 millones de televisores analógicos... el punto es la consideración ambiental o ecológica, debido a que no hay un presupuesto, no hay una estrategia perfectamente afinada para el manejo del desecho de estos aparatos”, expuso el directivo.

Incluso, al desechar el parque más viejo de aparatos, que no sea de 50 millones, sino de 20 millones, “esta cantidad siguen siendo un volumen muy difícil de manejar; es un tema que no debemos desatender”, añadió el experto del CIU.

El Programa de Trabajo para la Transición a la TDT de la SCT reconoce que los televisores analógicos están construidos con tecnología de tubo de rayos catódicos y algunos de sus componentes contienen materiales tóxicos como retardantes de flama bromados, los cuales pueden dañar el medio ambiente si no son acopiados y confinados adecuadamente, mientras que otros como los plásticos y vidrio tienen un alto potencial de reciclaje.

“Por ello se deben tomar acciones que aseguren que los residuos electrónicos que se generen en el proceso de transición a la TDT tengan un manejo y un destino final ambientalmente correctos”, expuso la SCT sin dar mayores detalles.