Empresas

Televisa, riesgo para fusión AT&T-Time Warner

El IFT dio 'luz verde' para que las estadounidenses se unieran, sin embargo, estableció condiciones debido a la relación que podría haber entre AT&T y Televisa, el cierre de la transición será a finales de este año.
Redacción
22 agosto 2017 21:2 Última actualización 25 agosto 2017 14:44
TELEVISA

QWW

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó la concentración de AT&T y Time Warner (TW) siempre y cuando las partes acepten las condiciones establecidas por el Pleno del instituto, que considera contrarrestan el riesgo de que el operador móvil estadounidense se coordine con Grupo Televisa con fines anticompetitivos al proveer canales para televisión de paga.

En ese sentido, el órgano regulador estima que la fusión podría generar en México efectos adversos a la competencia debido a la participación de AT&T en Sky México y su relación con Televisa, así como barreras de entrada a terceros intercambio de información del mercado de TV restringida, detalló el IFT en un comunicado.

Entre las condiciones que estableció el Pleno está la separación de Sky México respecto a la provisión de canales como STAR por parte de Time Warner y AT&T a nivel consejeros y personal relevante.

Asimismo, el IFT propone la separación de HBO LAG de las operaciones de TW de la provisión de canales de TV de paga así como atender todas las solicitudes de acceso que TW reciba de los proveedores para negociar en condiciones competitivas.

“La concentración sólo podrá realizarse si las partes aceptan todas las condiciones establecidas por el Pleno del IFT. El cumplimiento de las condiciones se sujeta a la verificación del IFT y el Pleno sancionará los incumplimientos, incluso con la orden de desconcentrar lo autorizado”, detalló la autoridad en el comunicado.

Al respecto, AT&T México explicó que las condiciones establecidas no contemplan la separación estructural o procesos de desinversión de las compañías sino que establecen mecanismos para que los negocios de Time Warner mantengan operaciones independientes, tal como las han estado realizando.

“Se conserva el derecho de nombrar consejeros ante el consejo administrativo de Sky México, pero se deberá cuidar que éstos no estén involucrados en las operaciones de Time Warner respecto a programación de video con operadores de televisión de paga en México”, precisó AT&T.

AT&T cerró en octubre del año pasado un acuerdo para adquirir Time Warner, propietaria de las cadenas de televisión CNN y HBO, así como de los estudios Warner Bros, en una operación valuada en 85 mil 400 millones de dólares.

Por otro lado, el IFT vislumbra que la fusión permitiría a AT&T mejorar su posición para desarrollar y proporcionar servicios de video a través de múltiples plataformas, incluso sobre las redes móviles de AT&T.
“Esto podría aumentar la demanda de banda ancha móvil, generar innovaciones y, en suma, mejorar el uso de sus redes. En los mercados de telecomunicaciones móviles no se identificaron riesgos al proceso de competencia económica y libre concurrencia porque –entre otros elementos—AT&T enfrenta a otros competidores incluyendo a Telcel”, detalló el órgano autónomo.

David McAtee, vicepresidente ejecutivo senior y consejero general de AT&T Inc reconoció el trabajo conjunto de ambos reguladores para avanzar en la fusión de Time Warner y AT&T.
“La fusión de nuestras dos compañías unirá el mejor contenido premium del mundo, con las redes que permitirán distribuir ese contenido a cada pantalla, de la manera en que el consumidor lo desee”, agregó el directivo.

A mediados de marzo de este año, la Comisión Europea determinó que la fusión cumple con todas las normas europeas de competencia, dado que las operaciones de ambas compañías no se superponen ni compiten entre sí.

Sin embargo, aún falta el visto bueno de Estados Unidos. A principios de este año el presidente ejecutivo de AT&T, Randall Stephenson, tuvo una reunión con el entonces presidente electo Donald Trump, que se dio luego de que Trump señalara su oposición a la compra de Time Warner por el operador de telecomunicaciones.

AT&T y Time Warner aún esperan que el cierre de la transacción se dé a finales de 2017.