Empresas

Telemedicina, la nueva apuesta de las tecnológicas

Apple y Alphabet buscan incursionar con algunas ideas brillantes en el sector de la medicina a distancia, con miras a no repetir los errores de AT&T y Verizon, que en 2009 intentaron ingresar en ese rubro, aunque con resultados discretos.
Bloomberg
16 mayo 2016 21:3 Última actualización 16 mayo 2016 22:5
Telemedicina (Especial)

Telemedicina (Especial)

Google y Apple tienen algunas ideas brillantes sobre el futuro de la atención para la salud.

No hace mucho tiempo, AT&T y Verizon Communications tenían ideas similares: un mundo conectado con dispositivos y servicios que revolucionarían la forma de practicar la medicina en los Estados Unidos y, de paso, explotar una gigantesca rama nueva de negocios.

Hasta ahora, las cosas no han funcionado de ese modo para las compañías de telecomunicaciones.

Ahora llega el impulso de las empresas tecnológicas. La controladora de Google, Alphabet, está desarrollando dispositivos dotados de sensores, como lentes de contacto que miden los niveles de glucosa.

Apple apoya a los desarrolladores de aplicaciones que registran los datos de salud de los pacientes y comparten la información directamente con los médicos.

Decenas de startups como Omada Health Inc., Doctor on Demand Inc. y Amwell ayudan a las personas a adelgazar y conectarse con otros pacientes, asesores o médicos. ¿Estas empresas pueden tener éxito donde firmas como Verizon y AT&T fracasaron hace sólo unos años?

Puede que sí, pero vale la pena tener presente la incursión de las telecomunicaciones en la telemedicina que tuvo su oportunidad años atrás.

A partir de 2009, aproximadamente, los colosos de las telecomunicaciones AT&T y Verizon, entre otros, efectuaron audaces predicciones sobre el futuro de la telemedicina.

En 2012, el máximo ejecutivo de Verizon, Lowell McAdam, dijo que su compañía estaba “concentrada en posibilitar la transformación” de la industria de la atención médica, con la ayuda de los 10 mil millones de dólares que la compañía había invertido en la década pasada en redes de fibra óptica, centros de datos y seguridad de las redes. Pero la apuesta a la atención sanitaria todavía no ha dado frutos.

UN NEGOCIO 'SECUNDARIO'

“Las telefónicas no han hecho bien las cosas al mudarse al ambiente hospitalario e invertir tiempo y dinero para seguir los pasos de los proveedores”, dijo Lee Schwamm, director médico de telesalud del Hospital General de Massachusetts. “Para ellas siempre fue un negocio secundario”.

Tanto AT&T como Verizon lograron armar un negocio para el manejo de datos e historiales clínicos para los hospitales, pero para la mayor parte los operadores inalámbricos de EU, el cuidado de la salud sigue siendo como actividad secundaria.

Esto hace que el grueso del crecimiento en servicios y dispositivos de telesalud quede en manos de las compañías médicas y tecnológicas.

Y este crecimiento no es pequeño. Un estudio reciente de la Escuela de Medicina de Harvard de los datos de solicitudes de pago de seguros de salud, reveló que el uso de las teleconferencias o las visitas virtuales de los pacientes de Medicare aumentó 28 por ciento anual entre 2004 y 2013, alcanzando las 107 mil visitas en 2013.

Los Estados Unidos son el mercado más grande de telemedicina, un negocio que alcanzó los 14.4 mil millones de dólares en 2015 y se proyecta que aumente hasta los 34 mil millones para 2020, de acuerdo con la consultora Mordor Intelligence.

EL CONTRASTE CON CANADÁ

Los poco fructíferos esfuerzos de Verizon y de AT&T para penetrar el segmento de servicios de la salud son contrastantes si se compara con la experiencia de algunas compañías de telecomunicaciones en otros países.

Tomemos como ejemplo a la tercera mayor compañía canadiense de telecomunicaciones, Telus, la cual entró en el negocio de cuidado de la salud casi una década antes que sus contrapartes en Estados Unidos y con un gasto de 1.6 mil millones de dólares canadienses (equivalente a 1.24 millones de dólares) desde el año 2000, que contempló las adquisiciones de Emergis y Medesync, construyó un sistema de registros médicos electrónicos.

Al día de hoy, las empresas de salud de Telus generan cerca de 600 millones de dólares canadienses en ingresos anuales y la compañía dice que el negocio es rentable, ya que a la par con un margen de ganancia del 29 por ciento que les está dejando su negocio de telefonía fija.

Las compañías estadounidenses no se dan por vencidas, muestra de ello es que AT&T planea abrir su primer laboratorio de desarrollo de tecnología de la salud el próximo mes en Houston.