Empresas

Telefónica no planea comprar activos de Amóvil

Francisco Gil Díaz, presidente de Telefónica México, descartó la opción de adquirir la infraestructura de la que pueda desprenderse América Móvil, aunque señaló que el grupo podría analizar una oportunidad sólo en caso de que ésta fuera muy buena.
Redacción
14 julio 2014 14:15 Última actualización 14 julio 2014 14:20
[Virgin Mobile mantendrá el control sobre la experiencia del cliente y utilizará las redes locales de Telefónica / Bloomberg] 

[Virgin Mobile mantendrá el control sobre la experiencia del cliente y utilizará las redes locales de Telefónica / Bloomberg]

Grupo Telefónica descarta, por ahora, hacer una propuesta por los activos que América Móvil venda para dejar de ser un agente económico preponderante en telecomunicaciones.

Francisco Gil Díaz, presidente de Telefónica México, desechó una eventual opción de adquirir la infraestructura, principalmente torres de recepción, de los que puedan desprenderse Telmex o Telcel, ambas subsidiarias de América Móvil.

"Telefónica no está de compras", dijo el líder de la firma en México, aunque añadió que si se presenta una oportunidad muy buena, el grupo español sólo la analizará.

“No estamos de compras, pero si se ponen al tiro con un precio bajísimo, en una de esas hasta le parpadeamos un poco, pero no andamos de compras. No sabemos qué es lo que están vendiendo; no lo han dicho. Habría que saber qué es lo que quieren vender y a qué precio. Pero, insisto, no estamos de compras”, expuso Francisco Gil tras asistir a la promulgación de las leyes reglamentarias en telecomunicaciones y radiodifusión.

Añadió que América Móvil está en todo su derecho de desplegar una serie de estrategias para cumplir con las regulaciones del IFT, pero será la dependencia quien defina las condiciones para que el grupo de telecomunicaciones pueda escindir parte de su infraestructura.

América Móvil anunció el martes, aunque sin especificar, que se desprenderá de una parte de sus activos para mantener una participación de mercado máxima del 49 por ciento. Lo que se traduciría en una venta de cerca de 22 millones de suscriptores en telefonía móvil y otros cuatro millones en telefonía fija, desde 73 millones en móvil y 14 millones en fijo.