Empresas

Telefónica hace realidad sus ambiciones gracias a ley de telecom

Con la reforma en telecomunicaciones, la firma española puede dejar de pagar comisiones a América Móvil por conectar llamadas y utilizar partes de la red de su rival más grande para ampliar su propia cobertura, con lo que tiene la oportunidad de aumentar su mercado en México por encima del 20%.
Bloomberg
04 septiembre 2014 13:41 Última actualización 04 septiembre 2014 13:41
Telefónica, España

Telefónica, España. (Bloomberg)

Telefónica SA tiene la mejor oportunidad en más de una década de aumentar su cuota de mercado en México por encima de 20 por ciento gracias a los cambios regulatorios pensados para aumentar la competencia en el mercado de habla hispana más grande del mundo.

Según las normas sancionadas en ley este año por el presidente Enrique Peña Nieto, Telefónica, con sede en Madrid, puede dejar de pagar comisiones a América Móvil SAB por conectar llamadas y utilizar partes de la red de su rival más grande para ampliar su propia cobertura.

Telefónica venía pidiendo estas medidas desde hace años para recortar la cuota de mercado de 70 por ciento de América Móvil, controlada por el multimillonario Carlos Slim.

La redefinición de la industria telefónica por parte del gobierno está envalentonando a Telefónica a realizar más inversiones en México, donde obtiene menos ingresos que en Perú, Colombia, Chile o Argentina, pese a estar operando en el país desde 2001.

La compañía dijo en un comunicado en julio que estaba en pláticas por una posible adquisición en México, a raíz de los informes de Bloomberg News y otros de que intentaba comprar al operador inalámbrico Group Iusacell SA.

“El solo hecho de tener estas nuevas regulaciones le permitirá competir mejor frente a América Móvil y ganar terreno a nivel comercial”, dijo Andrés Bolumburu, analista de Banco de Sabadell SA con sede en Madrid. Comprar Iusacell “permitiría a Telefónica adquirir escala y mejorar su posicionamiento en el país”, dijo.

El copropietario de Iusacell, Ricardo Salinas dijo en julio por Twitter que no estaba dispuesto a vender su participación de 50 por ciento porque quiere seguir invirtiendo en Iusacell, que en 2012 estaba valorizada en 3 mil 200 millones de dólares. La otra mitad está en manos de Grupo Televisa SAB. Ejecutivos de prensa de Telefónica, Televisa, Salinas y Iusacell se negaron a hacer declaraciones.