Empresas

Telcel y Movistar subsidian menos teléfonos y ganan

Con la llegada de smartphones más costosos, las empresas telefónicas se vieron obligadas a reducir el tiempo en sus planes de pospago, pero también a disminuir el subsidio a los equipos que ahora venden, por lo que este negocio representa una mayor oportunidad de generar más ingresos.
Ana Martínez
05 febrero 2015 22:51 Última actualización 06 febrero 2015 4:55
Samsung Galaxy S5

El Samsung Galaxy S5 cuenta con una pantalla más grande que la del modelo actual, una cámara de 16 megapixeles y resiste 30 minutos bajo el agua. (Reuters)

Los operadores móviles, como Telcel y Telefónica, recortaron el subsidio aplicado a los teléfonos celulares mediante el cual enganchaban a los clientes a contratar planes de pospago de hasta 36 meses.

Con la llegada de los smartphones, equipos de mayor costo, las empresas vieron una oportunidad de generar más ingresos con la venta de teléfonos en planes de pospago, al tiempo que la competencia y las nuevas tendencias de consumo las obligaron a reducir sus planes forzosos en los contratos.

De acuerdo con un análisis del Grupo Financiero Interacciones, realizado con datos de las empresas y el sector, el porcentaje de subsidio pasó de representar 43.1 por ciento del teléfono en el tercer trimestre de 2009, a 25.6 por ciento en el mismo periodo de 2014.

“En 2009 los operadores prácticamente te regalaban el equipo al contratar un plan de pospago y ahora ya ven un negocio en la venta, pues pueden retener clientes por lo menos un año con un contrato y obtener cerca de 5 mil pesos con la venta de un iPhone o Samsung Galaxy”, mencionó Ernesto Piedras, director general de The CIU.

América Móvil, propietaria de Telcel y otras marcas en América Latina y Estados Unidos, obtuvo 63 mil 773 millones de pesos de ingresos por la venta de equipos en el periodo enero-septiembre del 2014, un aumento de 100 por ciento contra el mismo periodo del 2009. Esta cifra representó 18 por ciento de sus ingresos consolidados, contra el 13 por ciento que pesaba hace cinco años.

Como referencia, cuando Apple presentó el iPhone 4S, en el 2011, Telcel ofrecía uno de estos dispositivos con capacidad de 16 Gigabytes por un precio de 2 mil 569 pesos al contratar un plan a 24 meses con renta de 823 pesos, mientras que en 2014, con el lanzamiento del iPhone 6, la firma ofrece un teléfono de igual capacidad por 2 mil 999 pesos al suscribirse a un paquete a 24 meses con costo de 999 pesos. Otras telefónicas como Iusacell, recientemente adquirida por AT&T, ya ofrecen plazos de sólo 6 meses.

En el caso de Telefónica, operadora de Movistar México, las ventas de dispositivos móviles aportaban 8 por ciento de sus ingresos en 2009 y aumentaron a 14 por ciento en 2014.

El año pasado se vendieron 31 millones 800 mil teléfonos inteligentes y 11 millones 900 mil convencionales en México, con lo cual ambos mercados se valúan en 6 mil 800 millones de dólares y 389 millones de dólares, respectivamente, según datos de IDC.

Esta tendencia la siguen las telefónicas a nivel global. AT&T incrementó sus ingresos por equipo en un 70 por ciento en el último trimestre de 2014, debido a la implementación de planes sin contrato.

“Le damos a los clientes la opción de alejarse de esquemas con grandes subsidios y ofrecerles menores precios de nuestros servicios mensuales. La satisfacción de los usuarios ha aumentado y las desconexiones bajan”, dijo Randall Stephenson, CEO de AT&T.

Da clic en la imagen para agrandarla

Con la venta de equipos smartphone, las empresas de telefonía móvil han visto la oportunidad de incrementar sus ingresos.