Empresas

Takata se declara culpable por bolsas de aire defectuosas, pagará mil mdd

La compañía japonesa se declaró culpable en el caso de las bolsas de aire defectuosas al admitir que realizó informes fraudulentos para disimular los defectos, por lo que deberá pagar una multa de mil millones de dólares en Estados Unidos.
Agencias
13 enero 2017 14:25 Última actualización 13 enero 2017 14:35
Takata

(Bloomberg)

El grupo japonés Takata se declaró culpable de fraude y deberá pagar una multa penal de mil millones de dólares en Estados Unidos por el caso de sus bolsas de aire defectuosas, que generó el mayor llamado a revisión de la historia automotriz en el país.

Con el objetivo de cerrar las causas penales, el fabricante nipón admitió haber realizado informes "manipulados y fraudulentos" para disimular los defectos, a los que se atribuye haber causado la muerte de 15 personas, 11 de ellas en Estados Unidos, anunció el Departamento de Justicia (DoJ) en un comunicado.

Takata pagará una multa de 25 millones de dólares, 125 millones de dólares a un fondo de compensación para las víctimas, incluidas las de futuros accidentes, y 850 millones de dólares para compensar a las automotrices por los grandes costos de los llamados a revisión de los vehículos, indicó el Departamento de Justicia.

El proveedor tendrá que llevar a cabo reformas significativas y estará en un periodo de prueba condicional bajo la supervisión de un monitor independiente durante tres años.

Además, tres exejecutivos de Takata fueron inculpados como resultado de la investigación, según documentos judiciales publicados el viernes.

Se trata de las primeras inculpaciones en el escándalo de los airbags.

Shinichi Tanaka, Hideo Nakajima y Tsuneo Chikaraishi están acusados de "conspiración" por intentar disimular el grave defecto de estos airbags que han sido utilizados a gran escala por numerosos fabricantes estadounidenses y extranjeros, según el acta de acusación fechada en diciembre y divulgada este viernes.

El acuerdo podría ayudar a Takata a obtener apoyo financiero de un inversor para reestructurar y pagar las enormes deudas derivadas del mayor llamado de autos por motivos de seguridad.

En total, cerca de 100 millones de bolsas de aire potencialmente defectuosas han sido llamados a revisión en todo el mundo, de los cuales unos 70 millones fueron en Estados Unidos.

Las acciones de la firma treparon un 16.5 por ciento en Japón al conocerse el acuerdo, en el que aceptó declararse culpable de un único delito de fraude electrónico.

Desde el año 2000, Takata entregó reportes de pruebas falsos a las automotrices para inducirles a comprar infladores de "airbags" defectuosos, según el Departamento de Justicia. Takata obtuvo más de mil millones de dólares con la venta de los infladores y los ejecutivos de la firma inventaron información sobe su desempeño, indicó el comunicado de las autoridades estadounidenses.

Con información de AFP y Reuters