Empresas

Cerrar tu empresa puede ser hasta 8 veces más caro que abrirla

Se estima que dar de baja a una startup puede llegar a costar hasta ocho veces más que abrirlas, por lo que muchos emprendedores prefieren dejarlas en el ‘limbo’, señalaron expertos.
Jair López
26 noviembre 2015 22:17 Última actualización 27 noviembre 2015 5:5
¿Cuál es la clave del éxito para emprender tu propio negocio?

El proceso a seguir para cerrar la firma lleva más de un mes. (Especial)

Ante los largos procesos y costos que implica declarar una empresa en quiebra, muchos emprendedores prefieren dejar sus startups en el ‘limbo’.

Se calcula que dar de baja este tipo de empresas puede llegar a costar hasta ocho veces más que abrirlas.

“Aquí en México sí es todo un dolor para cerrarla. Mucha gente opta porque la empresa se quede en el limbo, que darla de baja”, dijo Manuel Villegas, cofundador y CEO de Capptú, una aplicación que funge como banco de fotos para marcas.

Alberto Padilla, cofundador de Rides, empresa adquirida por la francesa BlaBlaCar, señaló que tan sólo conocer el proceso a seguir para cerrar la firma lleva más de un mes.

“Estamos cerrando la que nos compró BlaBlaCar y hasta ahora, sólo de entender qué hacer, ya llevamos más tiempo que lo que tardamos en abrirla. Todavía ni empezamos a cerrarla, sólo estamos entendiendo qué hacer”, dijo el emprendedor.

Abrir una empresa en México puede llevar una semana como mínimo, hasta cerca de tres meses, pero un concurso mercantil requiere entre seis meses y un año.

“Hasta ahorita tan sólo de la pura asesoría va a ser muchísimo. Yo diría que es unas siete u ocho veces más caro que abrir. Yo creo que va a ser entre 80 o 90 mil pesos”, estimó Padilla.

Eduardo Morelos, directivo de la aceleradora Wayra, señaló que existen varios pasos que complican el cierre de una startup, entre los que destacan la declaración en concurso mercantil, dar a conocer los estados financieros, informar sobre los activos y cuáles se podrían vender antes de liquidar.

“Son varios pasos y sí suele ser más caro (que abrir). Una empresa que no va bien, no tiene la posibilidad de invertir en ese proceso”, consideró Morelos.

De acuerdo con cifras de la aceleradora, en México al menos 4 de cada 10 empresas no llegan a tener éxito.

Según la experiencia de Padilla, este proceso en otros países, como Estados Unidos, resulta ser más rápido y económico.

“Levantar una empresa, como cerrarla, tarda un día en Estados Unidos”, refirió.

El concurso mercantil es opcional para las startups, las cuales son consideradas como pequeñas por no pasar de las 400 mil UDIs de inversión (2 millones 152 mil pesos), aclaró Gricelda Nieblas, directora del Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles (Ifecom).

Nieblas aseguró que el concurso mercantil es un beneficio para las compañías que lo solicitan.

“Es una opción, el concurso es un beneficio. Una vez que se les declara, se suspenden los procedimientos de ejecución; si los están embargando, ya no los embargan, si los rematan, ya no los rematan, no se les quitan sus bienes. Les abre un espacio para negociar”, explicó la encargada del Ifecom.

Al respecto, la funcionaria señaló que existen dos opciones por las que una empresa llega a concurso mercantil: la primera es porque los demanda un acreedor y la segunda, porque la propia compañía presenta una solicitud.

Para que las firmas entren en concurso mercantil deben cumplir con varios factores, entre los que Nieblas destacó que desde hace 30 días les sea imposible pagar el 35 por ciento del pasivo que se les venció, o bien, que la expectativa dentro de los siguientes tres meses sea que no les alcance para pagar el 80 por ciento de su deuda vencida.

La directiva estimó que el proceso puede durar aproximadamente seis meses y puede haber al menos dos extensiones del proceso en caso de que así lo requieran las partes.

Sin embargo, el trámite de concurso mercantil no puede durar más de un año, de acuerdo con la ley en México.

negocios_web_01


EL PASO A PASO PARA SOLICITAR UN CONCURSO MERCANTÍL EN MÉXICO

Gricelda Nieblas, directora del Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles (Ifecom), resaltó que a través de su portal se pueden consultar los documentos que debe llenar una startup; entre ellos se encuentran los estados financieros y la lista de acreedores, que debe incluir a quiénes les deben y cuánto.

“Nuestro formato los va llevando poco a poco, de la mano”, comentó Nieblas.

“Una vez que se les admite a trámite, el juzgado designa a un visitador. El visitador comprueba que se encuentran dentro de las condiciones necesarias para ir a concurso”, agregó la experta.

Nieblas mencionó que si bien el concurso busca ser un beneficio, es importante que las compañías cumplan dándose de baja con las autoridades tributarias en donde fueron registradas.

Carlos Navarro, socio del despacho Romero Hernández Abogados, coincidió en que las empresas deben avisar al fisco que la compañía está en suspensión, pues de lo contrario traería repercusiones legales.