Empresas

Sólo tres aeropuertos del gobierno son rentables

A la fecha, 16 de los aeródromos que opera ASA pierden dinero. Únicamente los aeropuertos de Ciudad del Carmen, Puebla y Ciudad Obregón recuperan costos y ganan dinero. 
Pilar Juárez
20 abril 2014 20:34 Última actualización 21 abril 2014 7:30
Etiquetas
Aeropuerto mexicano

[ASA reforzó la supervisión en estándares de calidad y seguridad para turistas / Cuartoscuro / Archivo]

Sólo 3 de los 19 aeropuertos que están a cargo de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), organismo descentralizado del gobierno federal, ganan dinero, o mejor dicho, no pierden en sus operaciones.

El balance positivo sólo es para los aeródromos de Ciudad del Carmen, Puebla y Ciudad Obregón, que están en punto de equilibrio, recuperan costos de operación y ganan dinero, a diferencia del resto.

Pese a que en su mayoría son deficitarios, se descarta el cierre de alguno, como sucedió anteriormente con el Aeropuerto de San Cristóbal de las Casas, aseguró en entrevista Gilberto López, director general de ASA.

Hace 17 años cuando se privatizó el sistema aeroportuario, las terminales con operaciones más rentables se quedaron en manos de las empresas privadas divididas en grupos aeroportuarios, en tanto que aeropuertos con un menor número de operaciones, o que incluso no tienen actividad de aerolíneas comerciales se quedaron a cargo del gobierno.

“Aeropuertos como Tamuín, Tehuacán y Poza Rica, son terminales aéreas sin vuelos comerciales, pero es infraestructura muy valiosa que se debe mantener. La misión y objetivo de ASA a nivel general es mantener una vía de comunicación, es mantener la infraestructura que no es atractiva para el sector privado, como lo son muchas carreteras o puertos”, comentó.

Hace años se cerró el aeropuerto de San Cristóbal de las Casas, porque con las nuevas carreteras y el nuevo aeropuerto de Tuxtla Gutiérrez no hacía sentido mantenerlo, explicó López.

Algunos de los aeródromos de ASA tienen poco movimiento, como Nogales, pero al estar en frontera y tener operaciones de aviación del gobierno es un aeropuerto estratégico, consideró.

Otro caso es Tehuacán, que tiene poco movimiento pero opera aviación general.

“En el Aeropuerto de Tamuín se tiene muy poca comunicación, hay un aislamiento que no tiene aeropuertos en cientos de kilómetros, pero que de repente tenemos operaciones del Ejército o de la Policía federal, tenemos operativo de traslado de enfermos o existen inundaciones y se mueve gran cantidad de mercancías o de insumos”, dijo.

ASA compensa la pérdida operativa con algunos aeropuertos que ganan dinero o bien, con ingresos alternos como servicios de consultoría a gobiernos estatales y a otros países.

El presupuesto anual de ASA es de 2 mil 500 millones de pesos, no recibe recursos fiscales y tiene autonomía financiera.

“en