Empresas

Shell hace historia en coberturas petroleras de México

La empresa anglo-holandesa es la primera petrolera con la que el país acuerda parte del 'seguro' para sus ingresos petroleros, de acuerdo con fuentes de Bloomberg.
Bloomberg
01 septiembre 2016 11:56 Última actualización 01 septiembre 2016 15:55
Shell

(Bloomberg)

Royal Dutch Shell participó en proteger a México contra los bajos precios del crudo en 2017, de acuerdo con cuatro personas con conocimiento del asunto, en la primera vez que una empresa petrolera participa en el programa de cobertura de materias primas más grande del mundo.

El gobierno mexicano gastó mil millones de dólares comprando opciones de venta, que le dan el derecho de vender a un precio predeterminado, para asegurar un precio promedio de 38 dólares por barril para su canasta de exportación para el próximo año.

La división de negociación de Shell fue una de las siete contrapartes del gobierno mexicano, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas porque la información es privada.

La participación de Shell en la cobertura es la primera conocida de una petrolera desde que México comenzó a fijar los precios regularmente hace 15 años.

Demuestra que la salida de algunos bancos de la negociación de materias primas debido a una mayor regulación después de la crisis está abriendo espacios para participantes que no pertenecen al sector financiero.

Alberto Torres, jefe de la unidad de crédito público de la Secretaría de Hacienda, se negó a nombrar a las contrapartes.

Pero en una entrevista, dijo que México busca socios "que son sólidos, que pueden manejar su propio riesgo de una manera eficiente y que están en el mercado cada día. En los últimos años, el número de contrapartes participantes ha crecido".

Shell declinó hacer comentarios.

Shell, la mayor petrolera de Europa, describe su división de negociación en su sitio web como "uno de los comercializadores de energía más grandes y con mayor experiencia del mundo".

La empresa dice que negocia el equivalente a 13 millones de barriles de petróleo por día, más que el doble que el mayor comercializador independiente de petróleo del mundo: Grupo Vitol.

LEY DODD-FRANK

Shell negocia tantos derivados que la compañía es una de las tres empresas no financieras registradas como operador de swaps bajo la Ley Dodd-Frank de Estados Unidos.

Cerca de 100 empresas financieras también son operadores de swaps, incluidos los grandes bancos de Wall Street. Las otras dos empresas no financieras que participan en el mercado son la petrolera BP, que también tiene una división de negociación propia grande, y el gigante agrícola estadounidense Cargill.

Tradicionalmente México ha trabajado con bancos como JPMorgan Chase, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Barclays, Citigroup, y BNP Paribas para su cobertura anual, según documentos del gobierno.

El programa es la cobertura petrolera soberana más grande, y suele mover los mercados.

México compró las opciones de venta para 2017 entre el 13 de mayo y el 25 de agosto para cubrir exportaciones por 250 millones de barriles de petróleo, dijo el gobierno mexicano el 29 de agosto.

FONDO DEL PRESUPUESTO

Además de las opciones de venta a 38 dólares por barril para la canasta petrolera mexicana, México ha destinado cerca de mil millones de dólares de su fondo de estabilización de ingresos presupuestarios para garantizar que el gobierno recibirá 42 dólares por barril por sus ingresos petroleros el año próximo.

La propuesta que el Gobierno hará al Congreso sobre presupuesto del país para el 2017 se basa precisamente en un precio de 42 dólares por barril.

El país latinoamericano ha recibido importantes pagos por sus garantías petroleras: en 2015 recibió un monto récord de 6 mil 400 millones y en 2009 de 5 mil millones.

Si los precios del petróleo se mantienen en los niveles actuales, México ganará cerca de 3 mil millones de dólares con la cobertura de 2016.

A pesar del éxito de México en las coberturas, pocos países ricos en materias primas han seguido su ejemplo.

Ecuador compró coberturas para sus ventas de petróleo en 1993, pero las pérdidas provocaron una tormenta política y la nación nunca lo volvió a intentar.

Más recientemente, los importadores de petróleo Marruecos, Jamaica y Uruguay compraron protección contra un aumento en los precios de la energía, pero sus acuerdos han sido relativamente pequeños.