Empresas

Servicios de telecom bajan de precio pero smartphones suben

Mientras que el valor de los servicios de comunicaciones ha caído un 20%, el de los teléfonos inteligentes se ha encarecido. Entre julio y septiembre de 2016, el gasto promedio para un equipo era de 2,900 pesos, un incremento de 26%, en comparación con 2013. 
Itzel Castañares
03 octubre 2016 21:19 Última actualización 04 octubre 2016 4:55
Smartphone, celular (Shutterstock)

Smartphone, celular (Shutterstock)

Aunque desde la promulgación de la reforma a las telecomunicaciones el precio de servicios como la telefonía e internet bajó alrededor de 20 por ciento, el costo de los smartphones se ha incrementado 26 por ciento.

Según datos de The Competitive Intelligence Unit (CIU), los consumidores destinaban en 2013 un promedio de 2 mil 289.82 pesos para comprar este tipo de dispositivos, mientras que para el tercer trimestre de este año se estima que su gasto promedio ascendió a 2 mil 889.25 pesos, un alza de 26.2 por ciento.

A junio de este año, la oferta de dispositivos en el mercado mexicano desplazó a Apple hasta el tercer lugar de la preferencia de los consumidores al registrar una participación de 12.4 por ciento, por debajo de LG con un 15.4 por ciento y del líder Samsung, quien posee el 30.9 por ciento de penetración.

Actualmente, un Samsung Galaxy S7 cuesta en las tiendas en línea como Best Buy 17 mil pesos, mientras que un teléfono LG vale entre 2 mil 600 y 12 mil pesos, dependiendo el modelo. La gama de iPhone se ofrece en esta tienda virtual entre los 6 mil y 19 mil pesos.

Efrén Páez, analista de Mediatelecom, Policy & Law, dijo que en México, a diferencia de otros países, el costo de los dispositivos es muy alto.

“La tecnología implica un cambio de dispositivo o una inversión que el usuario no tiene contemplada en los próximos 6 a 12 meses, lo que ha dificultado a los operadores la venta de este tipo de equipos”, señaló.

Fabricantes como Motorola, Alcatel, Nokia, Sony y Huawei siguen en la lista de las principales marcas de teléfonos celulares preferidos por los clientes. Con una menor participación, por debajo del 2 por ciento, están marcas como HTC, Lanix, ZTE, la mexicana M4, BlackBerry y otros.

Del segundo trimestre de 2015 a junio de este año, la preferencia de los smartphones de gama baja se ha expandido al pasar de 52.9 por ciento a 53.4 por ciento, en contraste con la reducción que ha registrado en el mismo periodo el consumo en gama alta, a 21.1 por ciento desde el 25.7 por ciento del segundo cuarto del año previo.

El incremento más alto se registra en la gama media, que ha alcanzado 25.5 por ciento, desde 21.4 por ciento en el segundo cuarto del 2015.
The CIU establece que el precio promedio para los teléfonos de gama baja es de 3 mil pesos, 6 mil pesos en la gama media y más de 20 mil pesos en los dispositivos de gama alta.

“En este panorama competitivo del mercado de smartphones se identifica una vez más una elevada e incesante dinámica de crecimiento, aunado a una reconfiguración y posicionamiento de fabricantes que han ganado terreno en las preferencias de los usuarios móviles en México”, señala en un reporte la consultora que dirige Ernesto Piedras.

A pesar del incremento de precios, la penetración de los teléfonos entre la población se ha disparado desde 2013. Al cierre de ese año, se contabilizaron 36.4 millones de teléfonos en uso, muy por debajo de los 93.5 millones que se proyectan para finales de 2016 y de los más de 103.5 millones que se estima estarán en uso al cierre de 2017.

El estudio “La Economía Móvil de América Latina 2016” de GSMA indica que a pesar de la acelerada adopción de smartphones, en el corto plazo es posible que los éstos sean cada vez menos asequibles para los sectores de ingresos más bajos, los cuales tienen posibilidades más reducidas de adquirir uno de estos dispositivos.

“Esto se debe a que muchos de los componentes de los teléfonos y, prácticamente todos los dispositivos ya ensamblados, se importan a la región”, señala el documento.

Sin embargo, este estudio pronostica que para 2020 habrá 577 millones de smartphones en la región, un aumento de 262 millones respecto al cierre de 2015.

Además del dispositivo, señala GSMA, los costos del servicio y las recargas del mismo representan un obstáculo para la capacidad de las personas de contar con un servicio móvil.

En México, si se consideran la totalidad de impuestos sobre los dispositivos y los servicios, en 2014 representaron casi la quinta parte del costo total de la propiedad móvil.

EN ALERTA POR EL DÓLAR

Una de las principales alertas en el sector de telecomunicaciones es el impacto que pueda tener la volatilidad del dólar en los precios de los dispositivos pues, al ser bienes internacionalmente comerciables, se rigen en función de la paridad cambiaria, indicó The CIU.

La consultora precisó que no todo el impacto cambiario es transferido al precio final de los bienes y servicios, sino que es parcialmente amortiguado por los operadores de telecomunicaciones, lo que castigaría sus márgenes de ganancia. Sin embargo, descartó que para México ello se traduzca en un incremento en los precios de servicios en la misma proporción en que incide en los costos que se enfrentan para su provisión.

masa caros” title=“el lanzamiento