Empresas

Venta de armas en máximos por aumento
en firmas de seguridad

La creación de empresas de seguridad personal y la venta de armamento en México se ‘disparó’ en los últimos tres años, debido al aumento en la inseguridad y la reforma a una ley que permite a las compañías privadas obtener permisos colectivos para la portación de armas.
Axel Sánchez
04 mayo 2015 20:30 Última actualización 05 mayo 2015 4:55
seguridad

A partir del 2012 se sumaron 300 firmas de seguridad por año. (Braulio Tenorio)

El incremento de la inseguridad en México y la reforma a una ley que permite a las empresas privadas la obtención de permisos colectivos para la portación de armas de fuego ‘disparó’ la creación de empresas de seguridad personal y también la venta de armamento en el país. 

Según información de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), obtenida a través del IFAI, el año pasado se vendieron en México 49 mil 260 armas tipo Beretta, Walther y Colt, entre otras. Esto fue 20.4 por ciento superior a lo registrado en el 2013, marcando un volumen histórico.

El incremento de las ventas de armas de fuego en México es producto de una oleada de nuevas empresas de seguridad.

A partir del último trienio se sumaron anualmente 300 nuevas empresas de seguridad privada, frente a un promedio de 150 durante los años previos, con lo cual al cierre del 2014 había 2 mil 970 compañías de este tipo a nivel nacional, de acuerdo con Alberto Rivera, director de Relaciones Gubernamentales de la Asociación Mexicana de Seguridad Privada, Información, Rastreo e Inteligencia Aplicada (AMSIRIA).

De este universo, más de un centenar de compañías ya está tramitando su permiso colectivo para adquirir armas.


REFORMA A LA LEY

En el 2012 se reformó la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos para incluir la figura del permiso colectivo, la cual le da oportunidad a una empresa de contar con un equipo de 10 armas por cada 100 empleados acreditados por la Sedena para portar una, liberando un nuevo servicio en sus compañías que antes sólo podían subarrendar a la policía bancaria.

“Debido a que los permisos tardan en otorgarse, el efecto lo vimos hasta el 2014”, explicó Rivera.

A partir de la reforma a la ley, 35 empresas han obtenido el permiso, pero hay cien más en espera de aprobación.

De acuerdo con la Dirección de Comercialización de Armamento y Municiones, el precio promedio de un arma comercializada por la vía legal en el país es de 15 mil 200 pesos, por lo que el mercado alcanzó un valor de 749 millones de pesos en 2014, cifra 30 por ciento superior a la que tenía un año antes.

“En 2006 estábamos creciendo a una velocidad de 2 por ciento en el número de nuevas empresas registradas, en 2010 aumentamos 8 por ciento, pero a partir de 2012 se incrementaron en promedio 10 por ciento nuestras ventas y así nos hemos mantenido”, apuntó el representante de la AMSIRIA.

Agregó que es muy costoso y difícil conseguir un permiso colectivo, pues son necesarios muchos requisitos como el tener un espacio exclusivo para armamento, campos de entrenamiento y un armero para mantenimiento, entre otras cosas.

Las empresas aprobadas por el gobierno mexicano para vender armas en México son Arrieta, Beretta, Benelli, Browning, Ceska, Colt, Fabara, Franchi, G.S.G., Hatsan, Mendoza, Mossberg, Rossi, Ruger, Remington, Savage, Walther, Winchester y Weatherby.


Uno de los usos más comunes de cuerpos de seguridad armados es el transporte de mercancía y valores.

Alejandro Desfassiaux, presidente de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial, consideró que el ataque a estas unidades se convirtió en el delito más importante a nivel nacional.

“Si un comerciante ya fue víctima del robo a transportista, se sugiere que cada empresa invierta en un inicio al menos un 50 por ciento de las pérdidas que tuvo, entendiéndose que al primer año deberá tener un retorno de inversión al reducir sus pérdidas de al menos un 50 por ciento y al segundo año, de un 25 por ciento. De lo contrario, podrían tardar hasta dos años en reponerse de las mismas”, explicó el ejecutivo.