Empresas

SCT ajusta plan para red compartida; aspira
a 25% del mercado

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes redujo a unos 7 mil millones de dólares las inversiones previstas para la red compartida mayorista de telecomunicaciones, desde los 10 mil millones del plan inicial, con el que busca hacerse con hasta el 25% del mercado de móviles en 10 años.
Reuters
26 mayo 2015 18:42 Última actualización 26 mayo 2015 19:2
Antena satelital

Antena satelital. (Bloomberg/Archivo)

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) redujo a unos 7 mil millones de dólares las inversiones previstas para el proyecto de red compartida mayorista de telecomunicaciones, desde un plan inicial de 10 mil millones, con el que busca hacerse en 10 años con hasta una cuarta parte del mercado de móviles.

La subsecretaria de Comunicaciones de la SCT, Mónica Aspe, dijo en una entrevista que el proyecto, próximo a ser licitado, buscaría alcanzar la rentabilidad en una década y apunta a servir tanto a operadores móviles tradicionales como a los emergentes virtuales, así como a operadores fijos en busca de capacidad para ofrecer servicios móviles.

"La estimación original tenía 20 mil radiobases y entonces daba estos 10 mil millones de dólares", dijo Aspe. "Lo que hemos hecho es buscar un modelo que aprieta costos (...) y entonces estamos más cerca de los 7 mil millones de dólares y de las 12 mil radiobases".

No obstante, aclaró que los números podrían variar porque son "supuestos" considerados en un modelo de negocios.

El plan prevé usar 90 Megahercios (MHz) de ancho de banda en el codiciado espectro de 700 Mhz y fue incluido en la Constitución mexicana como parte de una reforma al sector de las telecomunicaciones aprobada en el 2013, que buscaba reducir el poder de mercado de América Móvil, del magnate Carlos Slim.

Desde esa reforma hace dos años, el mercado ha cambiado y mientras América Móvil está acatando reglas más estrictas impuestas por el regulador; México ha visto además la entrada del gigante estadounidense AT&T, que compite también con la española Telefónica.

"El sector de telecomunicaciones en México es distinto hace dos años que hoy, la licitación de la red compartida tiene que reconocer esto", agregó la funcionaria.

MÁS DE 40 INTERESADOS

Aspe comentó que el modelo de negocios que se hará público en los próximos días pretende una penetración de entre 85 y 95 por ciento de la población del país, que ronda unos 120 millones de habitantes, para garantizar rentabilidad así como cobertura.

La funcionaria dijo que más de 40 empresas y especialistas mostraron su interés en el proyecto en un proceso previo a la licitación, prevista para la segunda mitad del 2015.

El proyecto ha despertado polémica entre quienes dicen que permitirá acelerar la adopción de servicios como el internet de banda ancha móvil en México, rezagado frente a otros países de la región, y quienes lo critican argumentando que el Gobierno no tiene nada que hacer manejando una red de telecomunicaciones.

Pero Aspe insistió en que el plan no debe ser visto como un rival del sector privado: "No debe de ser percibida como un competidor de los operadores con infraestructura propia, sino como un habilitador de sus servicios".

La funcionaria insistió en que la red se conformará como una Asociación Público-Privada (APP) contemplada en la legislación mexicana, en la que el Gobierno y la empresa ganadora de la licitación compartirán el riesgo del proyecto.

Además, comentó que el plan paralelo de crear una red troncal de comunicaciones, usando el extenso tendido de fibra óptica de la empresa estatal eléctrica, la CFE, podría potenciar a la red compartida.

"La red de fibra óptica de la CFE, lo que se está convirtiendo en la red troncal, es un activo que puede ayudar en tiempos de despliegue a la red compartida", comentó, para aclarar que ese proyecto tiene motivos propios y "no sólo debe servir a la red compartida".