Empresas

Repsol 'coquetea' con la idea de abrir gasolineras en México

La petrolera española está estudiando el nuevo mercado de combustibles mexicano, indicaron a Bloomberg fuentes cercanas a la empresa.
Bloomberg
07 junio 2017 13:49 Última actualización 08 junio 2017 4:55
[Bloomberg] Repsol cumple el objetivo de venta de la totalidad de la autocartera adquirida en diciembre de 2011 

[Bloomberg] Repsol cumple el objetivo de venta de la totalidad de la autocartera adquirida en diciembre de 2011

Repsol, la mayor compañía petrolera de España, está estudiando el nuevo mercado de combustibles de México, al tiempo que considera instalar estaciones de servicio en el país, dijeron a Bloomberg fuentes familiarizadas con los planes.

La empresa petrolera podría tomar una decisión durante el próximo mes, dijo una de las personas.

Un responsable de prensa de Repsol declinó formular comentarios, mientras que una portavoz de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) señaló que algunos comisionados se reunieron con la compañía española en febrero de este año.

Si procede, Repsol seguiría los pasos de Exxon Mobil, BP y Glencore, que recientemente anunciaron planes para invertir en el mercado minorista de combustible de México, aprovechando las normas que permiten a otras empresas, además de Petróleos Mexicanos (Pemex), importar combustible desde abril de 2016.

La empresa con sede en Madrid, que cuenta con una refinería y una red de más de 400 estaciones de servicio en Perú, sólo estaría interesada en mercados donde pueda tener una participación de cinco por ciento o más, dijo una de las fuentes consultadas.

La reciente apertura de la industria energética mexicana fue diseñada para atraer inversiones y llevar competencia a un mercado anteriormente controlado por Pemex.

Sin embargo, la eliminación gradual de los subsidios al combustible este año también generó malestar social, ya que los precios en las estaciones de servicio aumentaron hasta un 20 por ciento en algunas regiones en enero.

La lentitud de las nuevas normativas y los obstáculos a la infraestructura hace que las empresas sigan dependiendo de los ductos y terminales de Pemex para transportar y almacenar combustible, así como para suministrarlo en muchos casos.

Repsol mantiene una relación complicada con Pemex, que vendió una participación de alrededor del ocho por ciento en la firma española en 2014, valorada en dos mil 800 millones de dólares. La venta siguió a una larga disputa entre las juntas directivas de las compañías.

Según un comunicado de ese tiempo, Pemex mencionó diferencias sobre el gobierno corporativo como uno de los factores que condujeron a la disputa.

empresas