Empresas

Recorte de IEPS a bebidas, con pocos beneficios

Sólo un portafolio pequeño de refrescos se verán beneficiados con la reducción del IEPS a bebidas endulzadas que ya fue aprobada por la Cámara de Diputados y está pendiente por la de Senadores, entre ellos la Coca-Cola Life.
Fernanda Celis
22 octubre 2015 22:17 Última actualización 23 octubre 2015 4:55
Coca-Cola Life

Coca-Cola Life es una de las bibidas que podrían bajar de precio. (Cortesía)

La iniciativa de ley para reducir en 50 por ciento el impuesto a las bebidas endulzadas que contengan hasta 5 gramos de azúcares añadidos por cada 100 mililitros, beneficiará a un portafolio pequeño de productos.

Algunas de estas bebidas son fabricadas por empresas como Danone, Nestlé y del sistema Coca-Cola.

Una revisión realizada por EL FINANCIERO entre 15 productos revela que 6 bebidas que se verían beneficiadas al cumplir con esta condición son: Coca-Cola Life de 600 ml, con 4.5 gramos de azúcar por cada 100 ml; Bonafont Jamaica (de Danone) de un litro, con 4.7 gramos, y Bonafont Naranja también de un litro, con 4.4 gramos.

De igual manera, en el nuevo impuesto, que ya fue aprobado por la Cámara de Diputados y que está pendiente de pasar por el Senado, entran productos infantiles como Bonafont Kids con jugo de manzana de 300 ml, con 4.6 gramos por cada 100 ml; Ciel mini sabor manzana (Coca-Cola) de 300 ml, con 4.5 gramos; y Nestlé agüitas de uva de 300 ml, con 2.4 gramos.

El portafolio de Coca-Cola está conformado en México por aproximadamente 116 marcas y extensiones de línea de bebidas; mientras que Grupo Danone cuenta con una cartera total de alrededor de 77 productos lácteos, tres de nutrición médica, 85 variedades de agua y 21 de nutrición para bebés.

En tanto, Nestlé tiene más de 80 marcas y una gama de mil 600 productos en 12 categorías. Según analistas, el IEPS a las bebidas endulzadas es un anuncio positivo para la industria, debido a que con ello se reduce la posibilidad de aumentar el gravamen a dos pesos por litro, además de que es un incentivo para desplazar un mayor volumen de ventas.

Sin embargo, no todos los refrescos y bebidas reducirán la cuota, debido a que rebasan el gramaje de azúcar. El actual impuesto a las bebidas saborizadas, que entró en vigor en 2014, es de un peso por litro, mientras que la Miscelánea Fiscal 2016 establece la reducción del 50 por ciento para aquellas que contengan hasta 5 gramos de azúcares añadidos por cada 100 mililitros.

Luis Manuel Encarnación, director de Fundación Mídete, explicó que las bebidas que contienen hasta 5 gramos de azúcares añadidas o calóricas (jarabe de maíz de alta fructosa, azúcar de caña, entre otros) por cada 100 mililitros se les reduce el impuesto 50 por ciento, mientras que a aquellas bebidas que rebasen dicho gramaje de azúcar conservan el impuesto de un peso por litro. A las bebidas que sólo contienen azúcares no calóricos (aspartame y acesulfame) no se les aplica el impuesto.

Azucaradas