Empresas

Esta es la estrategia de Apple para pagar menos impuestos

En los últimos días el gigante tecnológico estadounidense está bajo el escrutinio de las autoridades fiscales de la Unión Europea y de los inversionistas y es que la forma en que calculaba, pagaba y creaba provisiones para los impuestos no es del todo clara.
Redacción/ Bloomberg
01 septiembre 2016 14:0 Última actualización 02 septiembre 2016 9:58
Apple

(Especial)

Algo no huele bien en el cuartel general de Apple en Europa. Así lo ha señalado la Comisión Europea, que acusa al gigante estadounidense de evasión inapropiada de impuestos en Irlanda.

14.5 mil millones de dólares más intereses que deberían ser abonados por la tecnológica al gobierno irlandés en concepto de impuestos atrasados, según la institución.

Tanto el CEO de Apple, Tim Cook, como el CFO, Luca Maestri, han rebatido con firmeza en un comunicado a la Comisión Europea que la tasa efectiva de impuestos de Apple en Irlanda en 2014 fuera de solo 0.005 por ciento.

Tim Cook lo llamó "pura basura política" y afirmó que Apple pagó 400 millones de dólares en impuestos a Irlanda ese año. Lo que requiere escrutinio ahora es analizar cómo hace Apple para tener una tasa efectiva de impuestos del 26 por ciento, esa que Cook siempre sale a defender.

1
¿CONTABILIDAD CREATIVA?


Campus de Apple en Irlanda (Bloomberg)

En los estados de resultados de Apple de los últimos años, se previó una partida del 26 por ciento de sus ganancias operativas para pagar como impuestos sobre la renta.

Como sucede a menudo, la empresa en realidad, no paga tanto: En base a su flujo de efectivo, ha pagado cerca de 18 por ciento de su beneficio antes de impuestos en los tres últimos ejercicios. El resto de los gastos de la empresa se inflaron para cubrir la deuda tributaria de su balance.

Al cierre del año fiscal de 2015 (que termina en octubre), la empresa tenía un pasivo diferido neto de 16.2 mil millones de dólares en sus libros.

La partida destinada a los impuestos incluye impuestos provenientes del exterior, que se calculan a una menor tasa efectiva.

En su informe anual de 2015, por ejemplo, Apple dio a conocer que en 2014 las utilidades antes de impuestos en el extranjero alcanzaron los 33.6 mil millones de dólares, para lo cual hizo una provisión de impuesto en el extranjero por 1.5 mil millones.

Esa es una tasa efectiva del 4.5 por ciento sobre las ganancias obtenidas en Europa, Asia, África y América Latina; en alguna parte quedaron los 400 millones de dólares que se pagaron a Irlanda, pagos más pequeños realizados en otros países europeos y las crecientes facturas de impuestos en China.

Eso puede parecer que reivindica los cargos de pago insuficiente de los que acusa la Comisión Europea, pero Cook no estaba tan equivocado al decir que la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager tomó datos fuera de contexto.

Apple hace una provisión de impuestos para Estados Unidos en proporción a sus ganancias en el extranjero, que podrá en algún momento ser repatriada.

1
PROVISIONES INSUFICIENTES


Comparecencia de Apple en el Senado (Bloomberg)

Una vez que lo haga, tendrá que pagar la diferencia entre los impuestos que paga en Estados Unidos y los ya pagados en el extranjero. Mientras tanto, la provisión hecha por la empresa hace que la tasa efectiva de impuestos sobre la porción estadounidense de las ganancias de Apple parezca desproporcionada: un 64.7 por ciento en 2015 y 62.8 por ciento en 2014.

Esos impuestos asentados pero no necesariamente pagados en Estados Unidos, representan algunas de las diferencias que Apple lleva en sus estados financieros, mientras que los pagos en efectivo, explican su tasa efectiva del 26 por ciento de los cuales Cook presume.

Pero hay otra parte bajo el agua del iceberg de impuestos de Apple, en la que la empresa ni siquiera hace una provisión para impuestos en Estados Unidos, sólo para los extranjeros a tasas bajas.

Apple dijo en su informe anual de 2015:

Sustancialmente la totalidad de las ganancias internacionales no distribuidas de la compañía que se intentaron reinvertir indefinidamente en operaciones fuera de los Estados Unidos, fueron generadas por las filiales organizadas en Irlanda, que tiene una tasa de ISR de 12.5%. Al 26 de septiembre de 2015, los impuestos sobre la renta de Estados Unidos no se han proporcionado en un total acumulado de 91.5 mil millones de dólares de dichos resultados. La cantidad del pasivo por impuestos diferidos relacionados con estas diferencias temporales se estima en 30 mil millones".

Esa es una tasa efectiva del 32.8 por ciento que Apple calcula si se repatriaran todos los beneficios reinvertidos "indefinidamente", por debajo de la tasa legal de Estados Unidos del 35 por ciento.

Aparentemente, la provisión para los impuestos en Irlanda sobre ingresos por 91.5 mil millones de dólares los ingresos, ya se ha hecho; pero teniendo en cuenta la reacción de indignación de Apple tras la decisión de la Comisión Europea, puede no ser el caso.

Incluso antes de la publicación de la decisión de la Comisión, el economista irlandés Seamus Coffey llegó a una cantidad aproximada de impuestos atrasados que la UE podría forzar Apple a pagar en Irlanda.

Aplicando la tasa legal de impuestos de ese país - de 12.5 por ciento- a las ganancias de Apple Sales International, el monto ascendería a los famosos 14 mil millones de dólares entre 2004-2013 que demanda la Comisión. En efecto, el órgano ejecutivo de la UE  le está diciendo a Apple que pague los impuestos irlandeses completos, y no las tasas de un rubro que se indica, sobre las ganancias que nunca planeó para repatriar.

"Creo que es un deseo reasignar los impuestos que deben pagarse en Estados Unidos en la UE", dijo Cook al Irish Independent.

Su compañía, sin embargo, no hizo una provisión para el pago de los impuestos en Estados Unidos e hizo uno insuficiente para el pago en Irlanda.

Si se ven obligados a pagar impuestos en EU sobre esos beneficios sería mucho más perjudicial, pero Apple falló en la planeación para un potencial acuerdo especial de reducir al mínimo el pago de impuestos con el gobierno irlandés – uno que le permitió asignar beneficios sustanciales a una "oficina central" fuera de Irlanda – y que supondría una violación de la legislación de la Eurozona.

1
IRLANDA NO SABE QUÉ HACER


El ministro de Finanzas irlandés, Michael Noonan (Bloomberg)

Cuando se anunció la decisión de la Comisión, muchos asumieron – y el ministro de Finanzas irlandés, Michael Noonan prometió – que se apelaría. Cook, también ha expresado la intención de que recurría el dictamen.

Pero Irlanda ha tardado en tomar la decisión de apelar: Algunos ministros dudan de que el gobierno estuviera al corriente del modo de tributar de Apple y el golpe de suerte [el dictamen de la Comisión] sería bienvenido en un país endeudado y herido por años de austeridad después de la crisis.

Si Apple pierde la apelación -es decir, si los tribunales deciden que los beneficios reservados en Irlanda deberían haber estado sujetos a la tasa legal de impuestos o cerca de ella, para que todas las empresas que operan allí consigan igualdad de condiciones - la compañía estadounidense tendrá que admitir a los inversionistas que había sido demasiado optimistas sobre su provisión de impuestos. Ya se ha admitido de manera indirecta al aumentar la tasa de impuesto efectivo en el extranjero a 6.1 por ciento en 2015.

Los compañeros tecnológicos del fabricante del iPhone, tales como Google, Microsoft, Oracle, Cisco y Qualcomm, que también han estado acumulando en el extranjero ganancias sin impuestos o apenas gravadas, deberán evaluar sus provisiones fiscales y decidir si son suficientes para que no les ocurra un nuevo 'caso Apple a la irlandesa'.

>