Empresas

¿Qué haría México con el dinero del Mundial?

De acuerdo con el portal de transparencia brasileño, el país anfitrión cubrió por el Mundial un  costo aproximado de 148 mil millones de pesos, cifra que traducida al gasto nacional podría servir de mucho. 
Redacción
17 junio 2014 13:55 Última actualización 17 junio 2014 13:55
Estadio Sao Paulo Brasil REUTERS

La persona que hará la primera jugada de la Copa Mundial 2014 en el reluciente nuevo estadio Itaquerao en Sao Paulo no será un futbolista. (Reuters)

Mucho se ha mencionado que el Mundial de Futbol de Brasil 2014 es el más caro de la historia, hecho que ha desencadenado una serie de protestas y manifestaciones en el país sede de la justa deportiva.

De acuerdo con un estudio realizado por grupo inmobiliaro Lamudi, y citando al portal de Transparencia de los Recursos Federales de Brasil, el presupuesto público estimado para el Mundial es demás de 25.6 mil millones de reales, que equivalen a 148 mil millones de pesos

La cifra parece enorme, pero quizá no diga mucho para el público en general, por lo que traducido al ámbito nacional, citó Lamudi, el dinero equivale a todas las ganancias que produce la comercialización de plata extraída en México, el principal productor mundial, durante 41 años.

El ingreso anual por remesas en México no es nada despreciable, ocupa el cuarto lugar a nivel global, aún así se requerirían de hasta seis años de éstas para cubrir el costo total del Mundial.

Con el dinero gastado en la competencia deportiva, México hubiera cubierto 3.6 días del su producto interno bruto de 2012; además, podría equipararse con las ganancias petroleras de 1 año y 7 meses.

El costo del mundial lo podía cubrir el estado de Aguascalientes con su producción de un año entero, o Nayarit con la de dos años.

En términos de educación México también se quedaría corto, pues el presupuesto del Mundial es 51 por ciento más grande de lo que gasta la SEP en un año.

Ya para terminar, Lamudi menciona que con lo que costó la Arena Sao Paulo se podría construir hasta ocho veces la Autopista Acapulco- Zihuatanejo, mientras que la renovación del Maracaná costó 30 por ciento más que el presupuesto 2014 de la Suprema Corte de Justicia.