Empresas

Por lo menos 12 millones se quedarían sin TV por apagón, estima IDET

El IDET indica que si se toma como ejemplo la ciudad de Monterrey, donde 10% de la población no recibía la señal digital, en el país por lo menos 12 millones  de habitantes no tendrían acceso a este medio, porcentaje que podría llegar a ser el doble en estados de mucho menor grado de desarrollo.
Darinka Rodríguez
21 octubre 2015 17:37 Última actualización 21 octubre 2015 17:56
Entrega de televisiones digitales como parte del apagón analógico. (Cortesía SCT)

Entrega de televisiones digitales como parte del apagón analógico. (Cortesía SCT)

Al menos 12 millones de personas se quedarían sin señal de televisión abierta después del 31 de diciembre de este año, cuando por ley concluyan las transmisiones analógicas y se de paso a la Televisión Digital Terrestre (TDT), indicó el Instituto del Derecho en Telecomunicaciones (IDET).

Mediante un comunicado, el IDET indica que si se toma como ejemplo la ciudad de Monterrey, donde 10 por ciento de la población no recibía la señal digital, en el país por lo menos 12 millones no tendrían acceso a este medio.

“Sin embargo, es previsible que ante la inequidad persistente en la distribución del ingreso, así como las disparidades en hábitos tecnológicos entre las diversas regiones del país, ese porcentaje podría llegar a ser el doble en e incluso mayor en estados de mucho menor grado de desarrollo como Tabasco, Chiapas, Guerrero, Oaxaca”, indicó.

Según cifras del IDET, la televisión abierta tiene una penetración de 94.9 por ciento de la población, es decir, un total de 31.7 millones de mexicanos para los cuales el acceso a la televisión abierta constituye su principal y en ocasiones el único medio de información disponible.

Ante ello, el órgano señala que se deben tomar alternativas y ejecución suficiente de recursos públicos para prevenir la afectación de la población de escasos recursos.

“El IDET invita a los organismos públicos involucrados a reflexionar y velar por los intereses y necesidades de la población, especialmente de aquellos segmentos más desfavorecidos, para evitar afectaciones en sus capacidades de conectividad y privarlos de su principal canal de información y entretenimiento por hacer cumplir los tiempos del apagón analógico que se estipularon en condiciones de un total desconocimiento de la cobertura poblacional”, indicó.