Empresas

Por esto no todos llevan una mochila de 'Mickey Mouse' a la escuela

En México, un artículo con licencia de marca puede alcanzar un precio hasta 25 por ciento más alto respecto al que no la tiene, por los costos de permisos.
Ángel Alcántara 
18 septiembre 2017 22:35 Última actualización 19 septiembre 2017 5:0
Etiquetas
mochilas

mochilas

Con motivo del regreso a clases, Eleazar le compró a su hija una mochila con la imagen de la ‘Virgencita Plis’ en 560 pesos, 40 por ciento más cara comparada con una genérica, es decir, la que no tiene imágenes.

En México, un artículo con licencia de marca puede alcanzar un precio hasta 25 por ciento más alta

En promedio, un artículo con licencia de marca en México puede alcanzar un precio hasta 25 por ciento más alto respecto al que no la tiene, debido a que el costo del permiso representa de un 10 a 15 por ciento del valor de las ventas del producto. Además, de un 5 a 10 por ciento que agrega la empresa adquiriente de la autorización de la licencia, de acuerdo a la Asociación Mexicana de Promoción y Licenciamiento de Marcas (Promarca).

En 2016 los ingresos por licenciamiento o renta de marcas y personajes como Mickey Mouse, Distroller, The Powerpuff Girls, Dragon Ball y Hello Kitty, así como de equipos deportivos como Chivas, Santos y Cruz Azul, crecieron en México 20 por ciento respecto a un año antes, y 17 por ciento en promedio desde 2014.

Además, Promarca anticipa un alza de 20 por ciento al finalizar este año, para alcanzar una facturación de 2 mil 450 millones de dólares, lo que fortalecerá a México como el segundo mercado más grande de este negocio en Latinoamérica, después de Brasil, donde vale 3 mil millones de dólares.

Esto ha beneficiado a empresas como la mexicana Distroller, quien cuenta con la licencia de la Virgencita Plis y a Grupo Ruz, la productora nacional de mochilas que maneja el permiso de Disney, Marvel y Star Wars.

“Nuestro core business son las licencias para los productos del back to school, en todo lo que son mochilas, lapiceras, productos de escritura, lápices y cuadernos, lo que le da al producto un valor agregado”, explicó Gabriela Pavón, directora de licencias de Distroller.

La ejecutiva agregó que Distroller y sus clientes -las empresas interesadas en la licencia- realizan un plan de negocios y proyecciones de venta a un año, y en función de eso ello, sacan un valor mínimo garantizado que se puede obtener en ese periodo.

Por su parte, Adriana Miranda, directora de marcas y mercadotecnia de Grupo Ruz, dijo que el 95 por ciento de sus productos cuentan con el uso de una licencia, lo que los hace muy atractivos para el mercado infantil, frente a los artículos que no tienen el personaje favorito del niño.

“Los artículos con licencia suelen ser entre un 20 y 25 por ciento más costosos que los de igual calidad y hechura pero sin el personaje”, detalló Miranda.

A nivel global el 45 por ciento del total de ventas de productos licenciados corresponden a personajes de entretenimiento; 21 por ciento a marcas corporativas; moda tiene 12 por ciento; 10 por ciento a deportes, mientras que el restante 12 por ciento lo ostentan publicidad, universidades, música y arte, según cifras de Promarca en el 2015.

“Mientras que los ingresos de productos licenciados en el mundo crecen a un ritmo de 5 por ciento anual, el mercado mexicano lo hace a un promedio de 20 por ciento, debido a que nuestro país aún no alcanza la madurez en el uso de personajes, por lo que podríamos cuadriplicar nuestro nivel de negocio en los próximos 5 a 10 años”, explicó Jaime Meschoulam, presidente de Promarca.

La falta de consolidación del negocio provoca que los productos licenciados en el país representen sólo 3 por ciento de las ventas totales reportadas por la ANTAD, mientras que en naciones como Estados Unidos significan el 10 por ciento.

Por otro lado, David Martínez, fundador de Expo Licencias, estimó que el número de registro de marcas nuevas para licenciar -las cuales crecen a un ritmo de 10 por ciento anual- será de mil al finalizar 2017.
Un artículo con licencia puede ser hasta 25 por ciento más caro frente a uno similar que no tienen un personaje, estimó Promarca