Empresas

Peso débil dispara venta de la vivienda en dólares 

Propietarios y vendedores de bienes raíces en la CDMX han decidido valuar sus inmuebles en dólares, esto como una estrategia para que sus propiedades estén protegidas ante la depreciación del peso frente el billete verde.   
Redacción 
02 octubre 2016 23:46 Última actualización 03 octubre 2016 17:4
peso, dólar

El número de casas anunciadas en dólares subió 6 veces en la CDMX. (Bloomberg)

A fin de proteger sus inversiones de la depreciación del peso frente al dólar, muchos propietarios y vendedores de bienes raíces en México han tomado la decisión de valuar sus inmuebles en la divisa verde.

De enero a septiembre de 2016, en la Ciudad de México el número de anuncios de venta de vivienda en dólares se incrementó casi 6 en veces, comparado con el mismo lapso del año pasado, al pasar de 188 a mil 109, según datos del portal inmobiliario propiedades.com.

“Cuando hay un fenómeno de depreciación, el sector inmobiliario evita la pérdida de competitividad o de valor con la tasación de los inmuebles en dólares. Los que están valuados en pesos pierden su valor de referencia con respecto a otros inmuebles internacionalmente”, explicó Leonardo González, analista de Real Estate de Propiedades.com.


Según los expertos, en la capital del país el fenómeno se aprecia principalmente en las colonias del segmento residencial y medio alto.

“Cuando ves que muchas de las propiedades se empiezan a vender en dólares, es por la incertidumbre en la economía. Ahorita la situación económica del país es inestable, entonces la gente trata de garantizar la inversión de sus propiedades en dólares. Y esto se está dando en zonas turísticas y residenciales”, explicó Ricardo Marentes, CEO de la consultora MarHe.

En lo que va del año y a nivel nacional, los anuncios de venta de inmuebles en dólares representan aproximadamente 20 por ciento del total, 5 puntos porcentuales más respecto al año pasado, reveló Iván Flores, director de Coldwell Banker Vive.


Hay lugares, como Guadalajara, Monterrey, Tijuana, Los Cabos y las zonas industriales de Querétaro, así como algunas colonias en la CDMX como Real de las Lomas, o San Bartolo Ameyalco (en la delegación Álvaro Obregón), en las que anteriormente no se observaba el fenómeno del anuncio de venta de inmuebles en dólares, y ahora ya ocurre.

Estas zonas van con la tendencia nacional, y hasta el 20 por ciento de la comercialización de sus bienes raíces son en esa modera extranjera, mientras que en algunas áreas de Santa Fe casi la totalidad de las transacciones se dan en la divisa verde, de acuerdo con los expertos.

“En casos como Puebla, debido a que se comienzan a encontrar muy buenos productos, y a que se espera un crecimiento acelerado debido a la apertura de nuevas plantas automotrices, vimos un 1 por ciento de anuncios en dólares al cierre del segundo trimestre de 2016. Con la llegada de extranjeros a la región esto podría incrementarse”, comentó Claudia Velázquez, directora de operaciones de Softec.

En lo que va de 2016, el peso se ha depreciado más de 13 por ciento, y el pasado 21 de septiembre la moneda alcanzó mínimos históricos frente a la divisa norteamericana, superando la barrera de las 20 unidades por dólar.

En Polanco, Lomas Verdes, y Bosque de las Lomas (al norte de la Ciudad de México), más del 60 por ciento de las transacciones de bienes raíces se producen en dólares.

Expertos explicaron que debido al deslizamiento del tipo de cambio, los inmuebles tasados en pesos bajan su valor frente a los cotizados en dólares. La diferencia de los precios en dólares y pesos puede ser hasta del 31 por ciento, en colonias como Polanco, estimaron.

“Si quieres entrar al mercado de compra–venta de inmuebles, es probable que tu mejor estrategia sea fijar tu precio en dólares, como un mecanismo de cobertura ante la volatilidad internacional y que por lo menos hasta las elecciones en Estados Unidos el peso estará en torno a los 20 pesos”, dijo González.

La demanda de inmuebles en dólares no se ha visto afectada porque los vendedores siempre están dispuestos a negociar precios, y el segmento al que van dirigidos no tiene problema con pagar los precios ofertados, según los expertos.