Empresas

Nuevos impuestos
'le comen' mercado
a botanas y refrescos

El consumo de estos productos bajó cerca de 5% entre enero y marzo de 2014 debido al impuesto de 8% a los productos chatarra sumado al débil consumo. Empresas como Bimbo, Coca-Cola y Pepsico fueron las más afectadas.
Rosalia Lara e Ilse Santa Rita
12 junio 2014 18:31 Última actualización 13 junio 2014 5:0
botanas Sabritas

(Bloomberg)

Los impuestos especiales a productos ‘chatarra’, los cuales comenzaron aplicarse en enero de 2014, ya surtieron efectos en el consumo. En el primer trimestre del año, el volumen de botanas y refrescos vendido en México cayó cerca de 5 por ciento, lo cual representó su peor desempeño por lo menos desde el 2008.

De acuerdo con datos del Inegi, entre enero y marzo del 2014 se consumieron 4 mil 400 toneladas menos de botanas, lo cual representó una caída de 4.2 por ciento con respecto al mismo periodo del 2013, mientras que el volumen de refrescos se contrajo 5 por ciento.

En términos de ingresos, el segmento de botanas tuvo una disminución de 4.3 por ciento y el de refrescos una baja de 1.5 por ciento.

José María Flores, analista de Ve por Más Casa de Bolsa, atribuyó la caída a tres factores: en primera instancia a los impuestos especiales, seguido por la debilidad del consumo y la tendencia hacia productos más ‘saludables’.

La Secretaría de Hacienda aplicó a partir del 2014 un Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) de 8 por ciento a productos que tienen un alto contenido calórico (275 kilocalorías por cada 100 gramos) y que no son nutricionales.

Las empresas más afectadas, por su dominancia en estos sectores, son Bimbo, PepsiCo y Coca-Cola.

En el primer trimestre del 2014, las ventas de Bimbo en México, las cuales representan 42 por ciento de sus ingresos totales, se redujeron 0.2 por ciento afectadas por una caída de 6 por ciento en su volumen.

“Esto refleja el impacto del nuevo impuesto especial conocido como IEPS, el cual afectó parte de nuestro portafolio”, reconoció Daniel Servitje en una conferencia reciente con analistas.

PepsiCo México reveló que sus ingresos del primer trimestre en México tuvieron una caída de un dígito bajo debido al impacto de los impuestos sobre algunos de sus productos.

Por su parte, en el periodo enero-marzo del 2014 el volumen de ventas de Coca-Cola México tuvo una contracción de un dígito medio (alrededor de 5 por ciento) en las bebidas carbonatadas, derivado del impacto del nuevo gravamen.

Carlos Hermosillo, analista de Actinver, indicó que la elasticidad de estos productos no permite absorber los aumentos de precios tan fácilmente y estimó que el sector concluirá el año con caídas de 4 a 6 por ciento en términos de volumen.

Para sortear el efecto, las empresas del sector ya implementan modificaciones en sus presentaciones y formulaciones de productos.
Pese a ello, Indra K. Nooyi, presidenta y CEO de PepsiCo, dijo en abril pasado que esperan que en los siguientes tres o cuatro meses su estrategia para contrarrestar los impuestos surta efecto entre sus consumidores.

A RÍO REVUELTO...

La amplia dominancia de firmas como Coca-Cola y Pepsico en el mercado de bebidas embotelladas de México les han permitido ganar participación, aun cuando los impuestos han afectado sus volúmenes de venta.

Muthar Kent, CEO de Coca-Cola Company, dijo que la firma ganó mercado en México en el primer trimestre del 2014,
pese a que sus principales embotelladoras reportaron una baja en sus volúmenes de venta.

“Vimos una caída de un dígito medio en los volúmenes en el primer trimestre, pero ganamos participación de mercado frente a los competidores locales”,
afirmó Kent. Al cierre del 2013, la compañía tenía una participación de mercado de 66 por ciento en términos de volumen de ventas, seguido de Pepsico, con 16.2 por ciento.


Pepsico tiene un fuerte contrapeso con la venta de agua, lo que le permitirá defender e incrementar su participación de mercado, según analistas de Credit Suisse. En el primer trimestre del año, la firma tuvo una disminución de 4.2 por ciento en bebidas carbonatadas (donde también incluyen agua de sabor), la cual fue compensada por un alza de 3.8 por ciento en las ventas de agua de garrafón, que actualmente representa 52 por ciento de sus ingresos.

La comercialización de refrescos y botanas en México registró su peor desempeño para un primer trimestre desde por lo menos 2008.