Empresas

Naviera noruega reclama a filial de VW presunto fraude en pruebas de motores para barcos

I.M. Skaugen consideró que las especificaciones de seis motores que compró a MAN -filial de Volkswagen- fueron engañosas y exige una compensación por el aumento de consumo de combustible durante la vida de los motores, estimada en 30 años.
Reuters
21 octubre 2015 9:38 Última actualización 21 octubre 2015 10:56
Naviera noruega I.M. Skaugen

VW posee 75 por ciento de MAN Diesel y Turbo SE, aunque no era propietaria de MAN cuando la compañía fabricó los motores.

OSLO.- La naviera noruega I.M. Skaugen reveló que espera recibir una compensación económica de 50 millones de dólares de una filial naval de Volkswagen, por supuestos engaños en pruebas realizadas a motores de barcos fabricados hace una década.

I.M. Skaugen consideró que las especificaciones de seis motores que compró a la filial MAN fueron engañosas y exige una compensación por el aumento de consumo de combustible durante la vida de los motores, estimada en 30 años.

VW posee 75 por ciento de MAN Diesel y Turbo SE, aunque no era propietaria de MAN cuando la compañía fabricó los motores.

VW adquirió en 2006 un 22 por ciento de las acciones de MAN y en 2011 tenía un 55 por ciento; actualmente posee un 75 por ciento.

MAN suministró los motores a Skaugen entre 2002 y 2003 y tiene abiertas varias demandas sobre contratos firmados con Skaugen.

I.M. Skaugen decidió hacer público el caso, presentado en julio ante un tribunal de Singapur, tras encontrar similitudes entre la gestión de MAN en las pruebas de motores de barcos siendo propiedad de VW y la respuesta que dio el fabricante alemán tras el mayor escándalo en sus 78 años de historia por engañar en los test emisiones contaminantes de vehículos diésel.

"Hemos tratado durante bastante tiempo que MAN se hiciera cargo de estos problemas. En 2012 nos prometieron transparencia y que harían lo que fuese necesario para solucionarlos", dijo el presidente ejecutivo Morits Skaugen.

"Mi objetivo es resaltar que el método aplicado, el software, es el mismo. El propósito parece ser el mismo, esconder el hecho de que los motores no cumplen con los estándares prometidos, ya sea sobre consumo de combustible o emisiones", añadió.