Empresas

En la casa de BMW quieren prohibir autos que usen diésel

Múnich, al igual que en otras regiones de Europa, quiere frenar a los vehículos más viejos que utilicen este combustible debido a que el nivel de contaminantes en la zona es muy alto.
Elisabeth Behrmann | Bloomberg
14 junio 2017 9:42 Última actualización 14 junio 2017 10:21
Ford Ranger Diésel.

Ford Ranger Diésel.

Múnich, la ciudad natal de BMW, considera prohibir la circulación de los coches diésel más viejos, con lo que se convertiría en otra ciudad europea en estudiar restricciones ante las pruebas crecientes de que la tecnología no es tan limpia después de todo.

La medida se discute después de que un estudio del Gobierno detectara niveles peligrosos de contaminación ambiental en la ciudad alemana, especialmente de óxido de nitrógeno causante de cáncer, dijo una portavoz del alcalde Dieter Reiter. Se excluiría de la prohibición a autobuses, taxis y automóviles diésel que cumplan la normativa europea de emisiones Euro 6 más reciente.

La imagen del diésel como combustible más eficiente quedó empañada por el escándalo de emisiones de Volkswagen y por un número creciente de estudios que muestran que este tipo de motores emiten contaminantes nocivos que causan polución y cáncer.

En Europa, ciudades como Londres, París o Stuttgart, la ciudad natal de Mercedes-Benz, están adoptando medidas para restringir los automóviles diésel más viejos. Los consumidores, preocupados por prohibiciones futuras, optan cada vez más por vehículos a gasolina.

Durante años, los fabricantes de automóviles en Europa confiaron en el diésel de bajo consumo para cumplir una normativa de emisiones cada vez más estricta mientras que los gobiernos ofrecían incentivos fiscales para impulsar la demanda.

1
La caída de la popularidad de la tecnología dificulta el cumplimiento de la normativa medioambiental por parte de los fabricantes.

Esto se debe a que deben convencer a los conductores de que compren vehículos eléctricos en lugar de todoterrenos de alto consumo de gasolina.

Salón Internacional del Automóvil de París

A pesar de que la popularidad del diésel está disminuyendo, aún representa el 50 por ciento de las ventas de automóviles nuevos en Europa. Los coches de gasolina tienen una menor eficiencia de combustible y emiten mayores niveles de dióxido de carbono.

La propuesta de Múnich se produce después de que un tribunal de apelaciones alemán dictaminase que la ciudad actuó ilegalmente al permitir unos altos niveles de contaminación de óxido de nitrógeno.
Las deliberaciones del Gobierno de esa ciudad, que fueron informadas inicialmente por el periódico Sueddeutsche Zeitung, podrían finalizarse este año.