Empresas

Multa millonaria a farmacéutica japonesa Takeda y su socia Eli Lilly

Una Corte de distrito de EU condenó a la farmacéutica japonesa Takeda al pago de 6 mil millones de dólares y a su socia Eli Lilly a 3 mil millones, por los daños secundarios asociados al medicamento Actos, utilizado para tratar la diabetes tipo 2.
AP
08 abril 2014 11:17 Última actualización 08 abril 2014 12:46
farmacéutica estadounidense

Para la farmacéutica, las pruebas presentadas no confirman el vínculo causal entre Actos y el cáncer de vejiga. (Bloomberg)

TOKIO, Japón.- La farmacéutica japonesa Takeda fue condenada por un jurado estadounidense a pagar 9 mil millones de dólares por daños punitivos por la venta de un producto para atender la diabetes que está ligado con casos de cáncer.

No obstante, el mayor fabricante de medicamentos de Japón informó que "desafiará vigorosamente" el veredicto.

La Corte del distrito occidental de Louisiana ordenó que se aplicara una multa de 6 mil millones de dólares a Takeda y otra de 3 mil millones a su socia y coacusada Eli Lilly. También indicó que deberán pagar 1.5 millones en daños compensatorios al demandante.


La batalla legal se centró en el hecho de si el medicamento Actos, que se usa para tratar la diabetes tipo 2, causó cáncer en la vejiga a pacientes que la usaron y si está implicada en otros casos de cáncer.

Kenneth Greisman, un asesor de Takeda, dijo en un comunicado que la compañía no está de acuerdo con el veredicto y que las pruebas presentadas no confirman el vínculo causal entre Actos y el cáncer de vejiga.

"Respetuosamente, Takeda está en desacuerdo con el veredicto y planeamos desafiarlo vigorosamente a través de todos los medios legales, incluidas mociones posteriores al juicio y la apelación", dijo Greisman.

Los daños punitivos a menudo son reducidos en las apelaciones.

En junio de 2011 la Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) publicó una advertencia de seguridad sobre Actos en la que decía que había un incremento de 40 por ciento en el riesgo de cáncer entre la gente que usaba el medicamento a lo largo de un año. Se obligó a que esa advertencia se incluyera en las instrucciones de la etiqueta del medicamente que estaba a la venta desde 1999.

Greisman dijo que simpatiza con el demandante, pero sostuvo que el fármaco producido por Takeda no es causa de su cáncer.

El fármaco se distribuye con advertencias sobre efectos secundarios como problemas en el hígado, fracturas de huesos o riesgo de cáncer de vejiga.

Una exrevisora médica de Takeda, Helen Ge, sostuvo en una demanda presentada en 2012 ante la Corte de distrito que la compañía restó importancia a la cantidad de casos de cáncer de vejiga probablemente ligados a Actos en sus declaraciones ante la FDA.

Las acciones de Takeda, cuya sede está en Osaka, se desplomaron en la bolsa de Tokio al bajar 5.2 por ciento en la sesión del martes.