Empresas

Mondelez pasa de cazador a presa al frustrarse compra de Hershey

Luego que Hershey rechazará la oferta de Mondelez de 23 mil millones de dólares, ahora los inversionistas apuntan a que sea Kraft Heinz la que rescate a la fabricante de botanas.
Bloomberg
31 agosto 2016 16:15 Última actualización 01 septiembre 2016 11:55
Mondelez, productora de las galletas Oreo, realizó trabajos de infraestructura en NL por 67 millones 500 mil pesos. (Bloomberg)

Mondelez, productora de las galletas Oreo, realizó trabajos de infraestructura en NL por 67 millones 500 mil pesos. (Bloomberg)

Mondelez International pasó los dos últimos meses tratando de convencer a Hershey de aceptar una oferta de compra, una transacción que habría creado la mayor compañía de dulces del mundo.

Como esas conversaciones han muerto, Mondelez enfrenta un resultado muy diferente: podría convertirse ella misma en un objetivo de compra.

La gigante de las botanas, conocida sobre todo por las galletas Oreo, Triscuit y otras marcas, podría haber usado una fusión de 23 mil millones de dólares con Hershey para crecer y desalentar a posibles oferentes.

Pero la compañía dijo el lunes que “no (hay) posibilidades” de acuerdo y abandonó las conversaciones.

La pregunta ahora para la máxima responsable Irene Rosenfeld es si hay otros candidatos a comprar y si es inevitable que la compañía termine absorbida por un gigante de alimentos como Kraft Heinz.

“La verdad es que no hay muchas opciones”, dijo Ken Shea, un analista de Bloomberg Intelligence. “Hershey era una oportunidad única. Estaban dispuestos a hacerlo porque se trataba de una oportunidad evidente”.

Al desaparecer Hershey de su horizonte, Mondelez tiene que hacer frente a un sector de alimentos vacilante y a obstáculos en el plano externo.

La compañía de Deerfield, Illinois, que genera alrededor del 75 por ciento de sus ingresos fuera de América del Norte, se ha visto afectada como consecuencia del fortalecimiento del dólar estadounidense y la desaceleración de las economías internacionales.

Si bien Rosenfeld recurre a reducciones de costos para impulsar las ganancias, los inversionistas buscan algo más transformador y nuevas presiones podrían volver a poner a la compañía en la mira de una rival más grande.

LA SOMBRA DE KRAFT

El nombre que se menciona con más frecuencia es Kraft Heinz, la gigante de comida envasada surgida de una fusión de 2015 que organizaron la firma de capital de riesgo 3G Capital y Warren Buffett.

La perspectiva de una adquisición por parte de Kraft Heinz es uno de los motivos por los cuales las acciones de Mondelez subieron al frustrarse el acuerdo con Hershey, dijo en una nota Chris Growe, analista de Stifel Financial Group.

Los inversionistas consideraron que Hershey era una barrera a una recompensa mayor: una compra de Mondelez.

“Los inversionistas buscaban una oportunidad de fusión entre Mondeley y Kraft Heinz sin duda consideraron que esa transacción era muy negativa”, dijo Growe.

Un acuerdo con Kraft volvería a unir dos empresas que alguna vez coexistieron bajo el mismo techo.

Mondelez se separó de Kraft Foods en 2012, una medida pensada para que las compañías se concentraran en su objetivo y generaran mayores retornos para los accionistas.

La compañía se dedicaría a vender botanas en mercados emergentes, donde ha crecido el gusto por las galletas Oreo y el chocolate, casi tanto como lo ha hecho luna nueva e incipiente clase media.

Kraft, por su parte, se concentraría en el mercado local de crecimiento más lento.

>