Empresas

SCT quiere que fondos de inversión internacionales lideren Red Compartida

El gobierno federal espera la participación de fondos de inversión de capital privado y fondos de pensiones que puedan tener la capacidad financiera para el proyecto de Red Compartida ara lanzar servicios mayoristas de telecomunicaciones en el país.
Reuters
18 noviembre 2015 18:3 Última actualización 18 noviembre 2015 19:23
[La nueva red utilizará la fibra óptica de la CFE. / Bloomberg] 

[Los contratos de producción compartida no serán muy útiles para apuntalar la economía, señala la IP. / Bloomberg]

MÉXICO.- México quiere atraer a fondos de inversión y de pensiones internacionales para que lideren el proyecto de una red compartida de telecomunicaciones con la que espera llegar al menos a un 85 por ciento del país en siete años.

El proyecto, parte de una reforma sobre el sector de telecomunicaciones, busca aprovechar la codiciada banda radioeléctrica de 700 megahercios (Mhz) para lanzar servicios mayoristas de telecomunicaciones en el país de 120 millones de habitantes.

México trabaja para liberar esa banda, ahora en manos de operadores de televisión abierta, mediante una migración a la televisión digital que se espera culmine en diciembre.

"Lo que estamos esperando es principalmente la participación de fondos de inversión de capital privado y fondos de pensiones que puedan tener la capacidad financiera para este proyecto", dijo José Cabrera, director general de la subsecretaría de Comunicaciones.

Las reglas del proyecto limitan la influencia que pueden tener operadores de telecomunicaciones en el mismo, agregó Cabrera.

Además, elevados requerimientos de inversión y capital contable para el consorcio ganador, de unos 15 mil millones de pesos, apuntan a un grupo financiero extranjero, agregó.

"Muy probablemente esa institución financiera que los lidere tenga que ser internacional, y la participación de grupos mexicanos se vea reducida de manera significativa", dijo.

El plan, que se espera sea adjudicado en una licitación en el 2016, requeriría inversiones por entre 5 mil 300 y 7 mil 200 millones de dólares para alcanzar una cobertura de entre 85 y 95 por ciento de la población del país, visto como rezagado en términos de cobertura de telecomunicaciones.

El proyecto, que busca utilizar 90 Mhz de la banda de 700 Mhz para desplegar una red que cubra desde centros urbanos hasta áreas remotas, ha sido criticado por operadores de servicios de telecomunicaciones que cuestionan la necesidad del mismo en un ambiente de mayor competencia.

Tras la reforma a las telecomunicaciones, el mercado local ha visto un descenso en precios y mejores ofertas de servicios, en parte tras la entrada del gigante estadounidense AT&T y regulaciones asimétricas aplicadas a América Móvil, del magnate Carlos Slim, que domina el sector.

Ricardo Martinez Garza, asesor en el proyecto, dijo que "sí ha cambiado el entorno, pero no ha cambiado la necesidad. Sigue siendo una red que lo que busca es cobertura, llegar a donde los demás no llegan".