Empresas

3 empresas mexicanas sin salida, ni insumos para continuar en Venezuela

El valor de los activos de estas tres empresas mexicanas depende directamente del gobierno venezolano, lo que les impide dejar el país.
Axel Sánchez
29 mayo 2016 23:35 Última actualización 30 mayo 2016 5:0
Especial Venezuela. (Ilustración Alejandro Gómez)

Especial Venezuela. (Ilustración Alejandro Gómez)

La crisis económica de Venezuela ha impactado a las empresas mexicanas con presencia en ese país sudamericano. Coca-Cola FEMSA, Mexichem y Grupo Bimbo reinvierten las pocas ganancias que obtienen en ese mercado, donde están impedidas de sacar recursos y cerrar operaciones.

Estas firmas son de las más expuestas y sostienen operaciones ante el liderazgo que registran en ese mercado, con una penetración de 70 por ciento en el sector refresquero; 53 por ciento en PVC; y 9 por ciento en el pan de caja, respectivamente.

“Están en un estado de excepción y Venezuela está tomando control de la economía del país, sobre precios y empresas, la razón sobre porqué las empresas mexicanas no se pueden salir, más allá de la regulación, es porque el gobierno impide la salida de capitales, porque ellos definen el valor de los activos, de acuerdo al tipo de cambio que eligen”, explicó Joshua Hammerschlag, director de la carrera en administración financiera del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.

En los últimos años salieron firmas como Proeza (holding de Metalsa), Gruma y Cemex, ya sea porque vendieron sus operaciones a empresas locales o al enfrentar la expropiación del gobierno.

Información del Banco de México muestra que el valor de las exportaciones de México a Venezuela cayó 44 por ciento en el primer trimestre de 2016, la mayor baja en la historia de la relación comercial bilateral.

Coca-Cola FEMSA cuenta con una participación cercana a 70 por ciento en Venezuela y por esto puede subsistir con reinversiones, a pesar de que sus ingresos cayeron en los últimos 2 años en más de 71 por ciento. Este mercado pasó de representar 18 por ciento de sus ingresos y EBITDA consolidados en 2013, a 6 por ciento en 2015.

Una fuente de la compañía señaló que al operar en el segmento de alimentos tiene un tipo de cambio preferencial para ciertos insumos y hasta cierta cantidad. Esto causa que lo que compre fuera del rango tenga un sobrecosto y por ende, afecta sus costos de operación.

“El Sistema Coca-Cola de Venezuela informa que se han agotado los inventarios de azúcar refinada de uso industrial existentes en nuestras plantas. La falta de azúcar implica la interrupción temporal de las líneas de bebidas que se elaboran con esta materia prima, por lo que se mantienen operando las líneas de productos sin azúcar, tales como agua y Coca-Cola Light”, informó la compañía en un comunicado del 23 de mayo.


Analistas de Banorte-Ixe consideraron que los mayores costos de operación son traspasados por las empresas al consumidor venezolano, el cual paga como puede por los productos.

Bimbo también pasa por momentos complicados. Andrés Osechas, director de mercadeo del grupo en Venezuela, reveló a medios locales que a pesar de la escasez de harina, pudieron elevar sus ingresos en 2 por ciento el año pasado; sin embargo, este 2016 no tienen esperanzas de alcanzar un nivel similar.

“Trabajando con los diferentes proveedores locales de materia prima, estamos solventando la situación al corto plazo”, comentó.

La operación de Bimbo en Venezuela representa alrededor del 1 por ciento de los ingresos consolidados de la mexicana.

Algunos medios incluso han reportado el robo de camiones con pan Bimbo.

La Federación Venezolana de la Industria de Panificacion tuvo reuniones con el gobierno de Nicolás Maduro para que se pudiera surtir de harina a las empresas del estado, pues se tiene que importar de Colombia.