Empresas

4 maneras de innovar y resolver problemas como emprendedor

La innovación es la clave en la supervivencia y crecimiento de una empresa, pero muchos emprendedores no entienden la fórmula para crear un concepto o producto innovador. Aquí hay algunos pasos a seguir al respecto.
Redacción
24 agosto 2017 16:13 Última actualización 24 agosto 2017 16:14
innovación

(Archivo)

Innovación es una palabra común actualmente. Todas las empresas quieren innovar, esta sería la llave al siguiente nivel o por lo menos para mantenerse vivas, de no ser así incluso pueden desaparecer.

Pero el problema es que realmente pocas empresas saben cómo hacerlo. Para lanzar un producto innovador no existe una fórmula única con la que se pueda decir “así es cómo se innova”, pese a que muchos empresarios crean lo contrario.

Greg Satell en su libro "Mapping Innovation" indica que lo primero que debe saber un emprendedor es que para innovar hay que tener un problema que resolver, y que eventualmente uno o varios intentos de ser innovador quedarán en el intento.

“Muchos empresarios se encuentran bloqueados en un montón de posibles soluciones pero aún no se han puesto a pensar en el problema que quieren resolver”, indica.

Es por eso que el autor clasifica la innovación en 4 clases:

Innovación sostenida: Mucho de lo innovador se encuentra aquí, ya que la mayoría del tiempo la atención está en hacerlo mejor de lo que ya lo hacemos. Queremos implementar soluciones existentes en mercados existentes, y tenemos una idea clara de los problemas que debemos resolver además de qué habilidades requerimos para hacerlo.
Para este tipo de problemas, las estrategias convencionales como la planificación, los laboratorios tradicionales de trabajo y desarrollo de ideas y el uso de adquisiciones para incorporar nuevos recursos y conjuntos de habilidades a la organización suelen ser eficaces.

Innovación revolucionaria: A veces nos encontramos casos en los que el problema está definido, pero la solución es muy complicada de desarrollar. En casos como estos, los emprendedores deben explorar dominios de habilidades no convencionales en su ramo.

Thomas Kuhn en “La estructura de las revoluciones científicas” indica que las empresas avanzan en campos específicos creando paradigmas dentro de su sector, que a veces pueden hacer muy difícil resolver un problema dentro del dominio en el que surgió, pero el problema puede resolverse con bastante facilidad dentro del paradigma de un dominio adyacente.

1
 

 

emprendedor, emprendedores. (Shutterstock)


Innovación disruptiva: Clayton Christensen en su libro “The Innovators Dilemma” incluyo este concepto, dentro de un capítulo en el que estudiaba la manera en la que buenas empresas fracasaban. Ahí indica que lo que normalmente se considera la mejor práctica - escuchar a los clientes, como invertir en la mejora continua y concentrarse en los resultados, puede ser letal en algunas situaciones, ¿por qué?

En pocas palabras, lo que descubrió es que cuando la base de la competencia cambia, debido a los cambios tecnológicos u otros cambios en el mercado, las empresas pueden encontrarse cada vez mejor y mejor en cosas que las personas quieren cada vez menos. Cuando eso sucede, innovar sus productos no ayudará, la solución es innovar el modelo de negocio.

Investigación básica: La innovación nunca llega completamente formada. Siempre comienza con el descubrimiento de un nuevo fenómeno. Nadie podía adivinar cómo los descubrimientos de Einstein darían forma al mundo, o que la computadora universal de Alan Turing algún día se convertiría en algo real.

Greg Stattel indica en su obra que algunas grandes empresas, como IBM y Procter & Gamble, tienen los recursos para invertir en laboratorios para proseguir la investigación básica. Otros, como los DataLabs de Experian, animan a los investigadores e ingenieros a asistir a conferencias y a organizar seminarios internos sobre lo que aprenden. Google invita a unos 30 investigadores a pasar un año sabático en la empresa y financia 250 proyectos académicos anualmente con la intención de recabar más conocimiento cada vez que le pueda funcionar en el futuro.

Si tu estrategia de innovación está fallando, considera si es porque se ha encerrado en un solo enfoque. Siempre hay nuevos problemas que resolver y formas de aprender a aplicar la solución que mejor se adapte a su problema actual.