Empresas

Ley antilavado pega
a casas de empeño,
autos y vivienda

La venta de vivienda, el sector automotriz y las casas de empeño se han visto perjudicadas con la entrada en vigor de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, señalaron.
Claudia Alcántara
23 noviembre 2014 20:30 Última actualización 24 noviembre 2014 4:55
Modelos BMW. (Bloomberg/Archivo)

Industria automotriz

La entrada en vigor de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita ha desincentivado la venta de vivienda y obstaculizado las actividades de casas de empeño y agencias de autos, expusieron empresarios.

En lo que va del 2014, la venta de vivienda nueva y usada por arriba de los 540 mil pesos de precio reporta una caída de 30 por ciento, con respecto a igual periodo del año anterior, atribuido en parte a la aplicación de dicha ley.

Martha Ramírez, presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) a nivel nacional, dijo que la ley ha generado incertidumbre, ya que los lineamientos no están enfocados a un ciudadano común y corriente.

La empresaria estimó que las operaciones de venta de casas nuevas y usadas en el país se han reducido 30 por ciento en 2014, contra las 480 mil viviendas vendidas en 2013.

“A la gente le causa mucha zozobra este tipo de leyes que no están dirigidas hacia un ciudadano normal; si eres una persona que puede demostrar tus ingresos y actividades, ¿por qué tienes que someterte a una ley para gente mala?”, cuestionó Ramírez.

Asimismo, las casas de empeño se han visto obstaculizadas, lo cual ha orillado a algunos establecimientos a cerrar.

Adolfo Vélez, presidente de la Asociación Nacional de Casas de Empeño, comentó que además de dicha ley, otra serie de variables, como la inseguridad, han generado el cierre del 10 por ciento de las 9 mil casas que operaban en 2013.

“Tenemos un continuo y permanente ataque de la delincuencia, eso en su conjunto hace que se tengan problemas serios de viabilidad en una gran cantidad de negocios”, apuntó.

Según los expertos, aún no es posible cuantificar las pérdidas por el cierre de establecimientos, ni tampoco el volumen de inversión que se ha visto frenado por la carga administrativa y gastos que genera la aplicación de la llamada ley antilavado.

En el caso del sector automotriz, se ha sometido a las empresas a una sobrerregulación, ya que diversas disposiciones, como el IVA, el Impuesto sobre Automóviles Nuevos y tenencias locales demandan saber la identidad de los clientes y la procedencia del dinero, señaló Guillermo Prieto, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores.

Desde el 2006, el sector está obligado a reportar las transacciones superiores a 100 mil pesos, con base a la Ley del ISR, la cual coexiste con la ley antilavado. Sin embargo, esta serie de disposiciones generan expedientes de 500 cuartillas, “lo cual no promueve la inversión, ni la generación de empleo”.

Fernando Soto-Hay, director general de Tu Hipoteca Fácil, indicó que la ley antilavado es necesaria, pero no servirá para los fines que fue creada, si antes no se garantiza la autenticidad de los mecanismos de identificación de las personas, dada la alta falsificación de credenciales de elector y pasaportes.

Niveles bajos en venta de casas residenciales