Empresas

Las tiendas SúperISSSTE sucumben ante Mamá Lucha

El año pasado se registró el cierre de 36 tiendas SúperISSSTE después de que la cadena registrara una caída en sus ingresos de casi 30%, provocada por una mayor competencia por parte de supermercados de bajo costo. 
Ilse Santa Rita
10 marzo 2014 21:27 Última actualización 11 marzo 2014 5:0
Bodega Aurrerá (Eladio Ortiz)

Bodega Aurrerá (Eladio Ortiz)

En febrero pasado, la cadena de supermercados SúperISSSTE cerró 36 tiendas luego de que en el 2013 registraran una caída en sus ingresos de mil 730 millones de pesos, equivalente a casi 30 por ciento, afectada por un menor flujo de clientes y una mayor competencia de los formatos de supermercados de bajo costo como Bodega Aurrerá.

En entrevista con EL FINANCIERO Efraín Arista, director general de las tiendas, aclaró que la intención no es desaparecer la cadena, sino eliminar las unidades que estaban representando mayores gastos que ganancias y así poder concentrarse en hacer más rentables el resto de las tiendas.

“Estas tiendas ya no están en los puntos estratégicos de venta donde tenemos a nuestros clientes potenciales, además de que se han instalado en esas zonas otros comercios del sector privado”, expuso el directivo.

A decir de Arista, los clientes se ausentaron de estas tiendas porque se dejó de responder a sus necesidades en algunas zonas, los cuales preferían asistir a otros formatos pese a que las tiendas SúperISSSTE ofrecen descuentos permanentes de 5 a 15 por ciento.

Además, la competencia se ha intensificado en los últimos años, especialmente en los formatos de bajo costo, ya que las cadenas de supermercado han apostado por formatos más pequeños, así como tiendas o bodegas de descuento, como los Aurrerá que operan Walmart de México, la mayor cadena de autoservicios del país, dijo David Foulkes, analista de Actinver.

En el 2013, Tiendas Súper ISSSTE facturó 4 mil 601 millones de pesos, en contraste con los 6 mil 332 millones generados en el 2012. La cadena opera ahora con 294 sucursales. Las tiendas desaparecidas estaban en Acapulco, La Paz, Mérida, ciudad Guzmán, Mazatlán, Veracruz, entre otros.