Empresas

La inversión en construcción cae a niveles de 2009

La inversión pública para construcción no residencial experimentó una baja significativa derivada de la caída en precios del petroleo y recortes presupuestales que afectan proyectos como la construcción del Tren rápido México-Querétaro.
La Secretaría de Obras descartó pérdidas financieras por las obras detenidas. (Tomada de Twitter)

Se prevé que la inversión pública siga a la baja, pues el PEF 2017 contempla recortes significativos. (Tomada de Twitter)

Al inicio de su sexenio, el presidente Enrique Peña Nieto lanzó un ambicioso plan de infraestructura que prometía ser un parteaguas para la economía mexicana e impulsar al país a la par de las potencias más desarrolladas.

Sin embargo, tras la caída en los precios del petróleo y numerosos recortes presupuestales, el índice del volumen de inversión fija bruta en construcción no residencial se halla en niveles comparables con los de 2009, cuando el mundo experimentó una recesión económica.

Según datos del Banco de México (Banxico), de enero a septiembre de 2016 el índice de volumen a la inversión fija bruta para la construcción no residencial bajó aproximadamente 6 puntos al ubicarse en 93.83 puntos, el nivel más bajo desde los 92.12 puntos que registró la medición en septiembre de 2009.

En contraste, el mismo indicador para la construcción residencial se halla en 97.29, casi 10 puntos por encima de lo observado en septiembre del 2009 cuando se situó en las 87.60 unidades.

“El factor que más incidió en la reducción de la inversión pública (en obras de ingeniería civil), que al mes de septiembre acumuló una caída de 7.4 por ciento comparado con 2015, fueron los recortes durante el transcurso del año, pues se redujo la actividad de la construcción en ese rubro. Aproximadamente el 90 por ciento de ese sector está impulsado por la inversión pública”, explicó José Antonio Hernández, gerente del centro de estudios económicos del sector de la construcción de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

Entre los proyectos de inversión pública más afectados por los recortes se encuentra el tren rápido México-Querétaro, algunos planes de la CFE y Pemex, así como el atraso en la construcción de nuevas carreteras.

Los estados donde la actividad en construcción se vio más impactada son: Tlaxcala con una caída de 50.4 por ciento, Morelos con 46.4 por ciento, Tabasco con 44.1 por ciento, así como Oaxaca y Baja California Sur con una baja de 26.5 por ciento en ambos casos, revelan datos de CMIC.

Se prevé
que la inversión pública siga a la baja, pues el PEF para 2017 contempla un recorte de más de 25 por ciento para dicho rubro, a 550 mil 593 millones de pesos.

“Es lógico ver bajas, pues no es más que el reflejo de que se construye menos infraestructura y eso viene principalmente de las restricciones presupuestales, las APPs se supone que debemos verlas como una solución pero tarda“, comentó Edmundo Gamas, director del Instituto Mexicano de Desarrollo de Infraestructura.

Debido a trámites legales y aprobación de recursos por parte del Congreso, es que el efecto de las APPs (Asociaciones Público Privadas) para el desarrollo de infraestructura aún no ha llegado a observarse a lo largo de los 3 años que llevan en marcha.

Además, se prevé que la inversión pública siga a la baja, pues el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2017 contempla un recorte de más de 25 por ciento para dicho rubro, a 550 mil 593 millones de pesos.

“La situación se ve complicada. Esta tendencia seguirá para el año que entra en obra pública, estamos considerando una caída durante 2017 de al menos 1.5 por ciento con relación a la que ya vimos en 2016, que ya de por si fue baja, debido a esta caída en el PEF para inversión física presupuestaria”, agregó Hernández.

En contraste, la inversión a la edificación privada experimentó un alza de 3.5 por ciento en el periodo de enero a septiembre de este año, respecto al mismo lapso de 2015.

“Vemos un crecimiento impulsado por la parte de la inversión inmobiliaria, la inversión que se está haciendo por parte de las Fibras en el desarrollo de complejos como centros comerciales, para oficinas y residenciales es la parte de la construcción que estaría impulsando al sector para que en promedio alcanzara un crecimiento de entre 1 y 1.5 por ciento para el próximo año”, destacó el directivo de la CMIC.

Además, de acuerdo con expertos, la expansión en la construcción privada evitó una caída en la demanda de materiales de construcción, que en promedio subieron 10.6 por ciento sus precios de enero a octubre del 2016, según datos de la CMIC.

APPs, una alternativa
Para los expertos, las APPs y algunos otros mecanismos de financiamiento con particulares podrían suplir el déficit de inversión pública en materia de infraestructura.

“Esa es una de las herramientas (las APPs) con las cuales cuenta el gobierno para sustituir una parte de la inversión pública que se va a estar reduciendo para el próximo año, así como algunos otros instrumentos que se están manejando en el mercado de capitales, como CKDs o Fibra E”, puntualizó Hernández.

Actualmente hay un total de 16 APPs en marcha, con una inversión de más de 8 mil millones de pesos por parte del sector privado. Además, recientemente Pinfra lanzó al mercado de valores la primer Fibra E, teniendo como único activo la concesión de la autopista México-Toluca, con lo cual captó alrededor de 12 mil millones de pesos en su oferta primaria de la BMV.

empresas_500px