Empresas

Japonesa Nisshinbo da marcha atrás a proyecto en México por Trump

El mismo día en que Nissan reafirmó su intención de construir otra planta en el país, Nisshinbo anunció que abandona su proyecto de fabricar autopartes en México. Ahora, según el periódico Nikkei, lo más probable es que se construya en EU.
AFP
09 febrero 2017 14:44 Última actualización 09 febrero 2017 15:11
automotriz, autos, autopartes (Shutterstock)

El anuncio coincide con el viaje que el primer ministro japonés Shinzo Abe emprende este jueves a Estados Unidos. 

La compañía Nisshinbo anunció este jueves el abandono de su proyecto de instalar una planta de autopartes en México por las amenazas de Donald Trump, el mismo día en que Nissan reafirmó su intención de construir otra en el centro del país.

Nisshinbo Holdings, una compañía que cotiza en el Nikkei-225 de la bolsa de Tokio, estaba estudiando instalar en México una planta para construir frenos de coche, una inversión valorada en unos 10 mil millones de yenes (89 millones de dólares).

La compañía es líder mundial en sistemas para reducir la fricción en el frenado, con 15 por ciento del mercado global.

Es la primera vez que una compañía japonesa anuncia públicamente el abandono de un proyecto en México por las amenaza de represalias económicas del nuevo presidente estadounidense, según indica este jueves el periódico económico Nikkei.

Trump criticó recientemente al fabricante de automóviles Toyota por su intención de construir una planta en el país.

El anuncio coincide con el viaje que el primer ministro japonés Shinzo Abe emprende este jueves a Estados Unidos, donde se reunirá con Trump para reforzar sus relaciones diplomáticas y reafirmar la voluntad de Japón de seguir invirtiendo en el país.

La planta de Nisshinbo, que también fabrica productos textiles y electrónicos y ya tiene fábricas en Estados Unidos, estaba destinada a servir a sus clientes estadounidenses.

Ahora, según el periódico Nikkei, lo más probable es que se construya en Estados Unidos.

Tras el anuncio, las acciones de la compañía cayeron más de 4.0 por ciento en la bolsa de Tokio, hasta mil 040 yenes (unos nueve dólares).

El portavoz de Nisshinbo, Kiyohiro Kida, confirmó que México estaba en el primer lugar de la lista de países para instalar la planta. "México era el candidato más fuerte pero decidimos dar marcha atrás", dijo a AFP, confirmando que la decisión era una respuesta a las políticas de Trump.

El miércoles el director gerente de Nisshinbo, Takayoshi Okugawa, dijo por su parte que México había salido de la lista. "En lo que respecta a México lo hemos abandonado (...) Tenemos que elegir otro sitio que no sea México", afirmó.

NISSAN RESISTE

Por su parte Nissan, uno de los los gigantes de la industria automotriz japonesa, reafirmó este jueves su intención de sacar adelante su proyecto de planta en Aguascalientes, que empezó a construir en 2015 junto a Daimler con una inversión de mil millones de dólares para fabricar modelos de la marca Infiniti y Mercedes-Benz.

"Está en marcha, conforme al calendario, y al final de nuestro año fiscal los nuevos coches Infiniti se producirán allí", dijo el vicepresidente Joji Tagawa a la prensa.

Según el jefe economista del gabinete Norinchukin, en Tokio, "es probable que veamos movimientos similares" de otras compañías.

Las políticas de Trump "podrían afectar tanto a las compañías que ya tienen plantas (en México) como a las que tiene previsto invertir allí", explicó a AFP.

Trump, que también quiere renegociar el Tratado de Libre Comercio norteamericano entre Estados Unidos, México y Canadá (TLCAN), acusa a Japón de devaluar voluntariamente el yen para favorecer sus exportaciones y lo incluye en una lista de países que se estarían "aprovechando" de Estados Unidos.

También fue muy crítico con Toyota por su proyecto de planta en México y amenazó con imponer aranceles a sus productos. El constructor japonés ha prometido invertir 600 millones de dólares en Estados Unidos para crear 400 puestos de trabajo.

Sin embargo, según Takashi Shiono, un economista en Tokio del banco Credit Suisse, el abandono de proyectos en México tendrá "poco impacto" en la economía japonesa porque México sólo representa 0.5 por ciento de su inversión directa extranjera.