Empresas

iPhone inspira a Ford para mover producción de Focus a China

La automotriz dio a conocer el martes que exportará la próxima generación de su auto Focus desde China a Norteamérica en 2019, y de acuerdo con el presidente de operaciones mundiales de la firma el cambio no tendrá impacto en los consumidores.
Bloomberg
21 junio 2017 12:7 Última actualización 21 junio 2017 12:19
Ford

Ford (Reuters)

Todos los días, los estadounidenses compran millones de dólares en cosas fabricadas en China.

¿Por qué, entonces, no sumar al Ford Focus?

Escuchar a Joe Hinrichs, presidente de operaciones mundiales de Ford Motor, hablando sobre el plan de trasladar la producción de autos a una fábrica en Chongqing, no es nada del otro mundo.

"Los consumidores se preocupan mucho más por la calidad y el valor que por el lugar de origen", dijo Hinrichs.

Los iPhones se producen en China y la gente no habla de eso

De México a China
La automotriz estadounidense anunció el martes que exportará la próxima generación de su auto compacto Focus desde China a Norteamérica en 2019, y no desde Hermosillo, México como había planeado anteriormente. 

Tal vez sea así, pero el producto de Apple se hizo allí desde el principio, mientras que Ford no fabricó nunca ninguno de sus vehículos en China para los compradores estadounidenses.

De hecho, la jugada de Jim Hackett, el nuevo presidente ejecutivo de Ford, convertirá al Focus en la mayor exportación automotriz de ese país hacia Estados Unidos.

Es un riesgo porque "este es un gran cambio para un vehículo con un nombre asociado con el mercado estadounidense", dijo Jeff Schuster, analista de LMC Automotive.

"Pero si el vehículo satisface las necesidades del comprador, me parece que no importa tanto como antes".

1
PRUEBA PARA TRUMP

 

Ford

Un estadounidense podría estar disgustado: el presidente Donald Trump. Vituperó a Ford el año pasado cuando la compañía dijo que comenzaría a fabricar en México su segundo automóvil más vendido en EU durante la campaña.

Trump también criticó a China por ser un manipulador cambiario y se quejó de lo que eran a su entender prácticas comerciales desleales.

Por ahora, el secretario de Comercio de Trump, Wilbur Ross, pareció dar un visto bueno a Ford, diciendo en un comunicado que su plan de Chongqing "demuestra lo flexibles que son las empresas multinacionales en términos de geografía". Ross agregó, no obstante, que la administración espera que la flexibilidad vaya en ambos sentidos.

"Creo que a medida que se afirmen las políticas y las reformas del presidente Trump, más compañías comenzarán a radicar sus plantas en Estados Unidos, como ya lo han hecho varios fabricantes de automóviles alemanes y japoneses", dijo.

Ford intentó suavizar el traspaso a China anunciando también que invertirá 900 millones de dólares en su fábrica de Kentucky para construir vehículos utilitarios deportivos grandes.

Hackett no llamó personalmente a Trump, como sí lo hizo su predecesor Mark Fields cuando en enero la empresa decidió dejar de lado una fábrica de automóviles pequeños en México.

En cambio, el personal de asuntos gubernamentales de Ford en Washington informó a la administración acerca del acuerdo con China después de haberlo anunciado el martes por la mañana.

Trump no ha hecho ningún comentario personal sobre el tema. Con "una marca tan grande procedente de China", todavía podría haber una oposición presidencial a la primera decisión estratégica de Hackett, dijo Art Wheaton, profesor de empleo de la Universidad de Cornell.

Hinrichs dijo que la empresa es consciente de los riesgos. "China recibe mucha atención; veremos cómo funciona esto".

Una hipótesis que consideró Ford al analizar China fue que el Congreso finalmente impusiera aranceles punitivos a las importaciones de origen extranjero.

La conclusión fue que de todos modos tenía sentido. Poniendo fin a la producción norteamericana del Focus e importándolo principalmente de China, Ford anticipa que ahorrará mil millones de dólares.

"Creemos que este es un plan mucho mejor para nuestro negocio a nivel mundial", dijo Hinrichs. 

Consideramos que el ahorro significativo de capital supera los riesgos asociados con cualquier ajuste a la frontera

: