Empresas

Inicia construcción
del segundo piso
en la México-Puebla

OHL y Pinfra construirán el segundo piso de la autopista México-Puebla, la cual requerirá de una inversión de 10 mil millones de pesos, ésta tendrá una longitud de 13.3 kilómetros y contará con cuatro carriles.
Tonatihu Avelino / Corresponsal
19 agosto 2014 16:24 Última actualización 19 agosto 2014 16:24
México Puebla inicio

Una vez concluido, por el segundo piso de la autopista México-Puebla circularán 11 mil vehículos diarios. (Corresponsal)

PUEBLA.- Con una inversión de 10 mil millones de pesos comenzó la construcción del segundo piso de la autopista México-Puebla, obra que será ejecutada por las empresas OHL y Pinfra, las cuales obtuvieron en asociación la concesión por 30 años a partir de que inicie operaciones.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, y el Gobernador Rafael Moreno Valle colocaron la primera piedra de la obra que tendrá una longitud de 13.3 kilómetros y que contará con cuatro carriles que irán del kilómetro 115 al 129+300 de la autopista.

“Se trata del compromiso 040 del presidente Enrique Peña Nieto, y es un compromiso que se cumplirá en un plazo de 2 años”, destacó Ruiz Esparza, quien explicó que este proyecto forma parte de la estrategia del gobierno federal para hacer de México una plataforma logística y un centro de producción a nivel internacional.

El funcionario federal pidió a las empresas OHL y Pinfra agilizar los trabajos de construcción, a fin de reducir el plazo de 2 años que se tienen establecido para entregar el viaducto elevado, y disminuir así las afectaciones para los usuarios de esta arteria.

Consideró que la infraestructura carretera en el país es indispensable para fortalecer a la producción nacional, como es el caso del sector automotriz o la aeronáutica, por lo que en esta administración se construirán más de 3 mil kilómetros en 46 autopistas que se sumarán a las ya existentes.

Para el segundo piso en Puebla, que requirió de la creación de un fideicomiso, el gobierno federal destinó una inversión de 5 mil millones de pesos, mientras que otra cantidad similar será aportada por las empresas a las que otorgó la concesión el gobierno del estado.

“Son concesiones que se otorgan a un plazo de 30 años, en donde las empresas privadas hacen la inversión que se va a recuperar con las cuotas que se cobran, y en el momento que concluye pasará a ser propiedad del gobierno del estado”, explicó el titular de la SCT.

Se estima que una vez concluido, por el segundo piso de la autopista México-Puebla circularán 11 mil vehículos diarios, y favorecerá al área productiva y comercial del centro y sur-sureste del país.

La obra, incluida en el Plan Nacional de Infraestructura (PNI), beneficiará a más de 1.5 millones de personas de los estados de Puebla, Veracruz, Tabasco, Tlaxcala, Chiapas, Oaxaca y el Distrito Federal. Tendrá una altura que va de los 7 a los 19 metros, y se construirán un total de 4 salidas y entradas sobre su longitud.

En su intervención, el gobernador Rafael Moreno Valle señaló que con la cantidad de acero que se utilice en la estructura del paso elevado, se podrían construir cinco veces la Torre Eiffel, y con el volumen de cemento que se empleará se podría llenar hasta 7 veces el estadio Cuauhtémoc de Puebla.

Al inaugurarse la carretera México-Puebla en 1962, tenía una proyección de 20 mil vehículos diarios, sin embargo, con el crecimiento económico de la región impulsado por empresas como Volkswagen, el aforo aumentó hasta 110 mil vehículos diarios en algunos puntos.