Empresas

IFT gana primer caso a la Cofece en materia de competencia

Un tribunal especializado resolvió  otorgarle al IFT la potestad para resolver la petición de concentración entre las multinacionales Nokia y Alcatel Lucent. Cofece había pedido  el expediente, al considerar que la fusión concernía más a la esfera de la manufactura que al de telecomunicaciones móviles.
Edgar Sigler
15 octubre 2015 11:21 Última actualización 15 octubre 2015 13:39
Módulo especial smartphone, telecomunicaciones

Módulo especial smartphone, telecomunicaciones

CIUDAD DE MÉXICO.- Un tribunal especializado resolvió el primer caso de conflicto entre los dos órganos reguladores que analizan cuestiones de competencia económica, al otorgarle al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) la potestad para resolver la petición de concentración entre las multinacionales Nokia y Alcatel Lucent.

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) había pedido al regulador sectorial en telecomunicaciones que le remitiera el expediente, al considerar que la fusión entre ambas compañías concernía más a la esfera de la manufactura que al de telecomunicaciones móviles.

“Al ser la actividad que desarrollan los promoventes parte del sector de manufacturas (en la clasificación de manufacturas de computadoras y equipos periférico y manufactura de equipo de comunicaciones de acuerdo al Sistema de clasificación Industrial de América del Norte), el análisis sobre los posibles efectos de la operación se ubica en mercado que son competencia de la Cofece”, respondió el regulador para responder a una solicitud de opinión del IFT.

El Pleno de la Comisión se declaró competente para analizar el caso, y pidió al IFT que pidiera a Nokia y Alcatel Lucent, que se encuentran en un proceso a nivel mundial para fusionarse, que se presentaran ante la Cofece para pedir el permiso.

Los comisionados del Instituto estudiaron la solicitud, y coincidieron en que el caso pertenecía a su esfera pues si bien se trata de equipos de transmisión, estos están a su vez regulados por el propio IFT pues deben cumplir con ciertas normas para la transmisión de sus señales, que a su vez sirven para dar servicio a los clientes de la telefonía móvil.

“Los bienes y servicios involucrados en la operación, así como la oferta y la demanda de los mismos, corresponden a un conocimiento especializado de los mercados y del sector de las telecomunicaciones en los cuales inciden”, dijo el IFT en su resolución emitida el 21 de septiembre.

El Instituto invocó por tanto el artículo quinto de la Ley Federal de Competencia Económica, que prevé que en caso de desacuerdo entre los reguladores, se remita a uno de los tribunales especializados para que resuelva qué autoridad le corresponde ver el tema.

Segundo Tribunal Colegiado de Circuito en Materia Administrativa, Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones declaró competente al IFT para resolver sobre esta concentración, este jueves, siendo así el primer conflicto que se juzga entre los dos órganos autónomos en cualquiera de los dos tribunales especializados.

Ahora el Instituto reanudará el análisis de los efectos locales de la oferta por 16 mil 600 millones de dólares que realizó la finlandesa Nokia para adquirir a Alcatel-Lucent, y que puede concretarse alrededor del primer semestre del 2016 en Europa.