Empresas

IEnova y Carso irían
por proyectos de CFE

Debido a la disciplina de capital y experiencia en el sector de IEnova, así como el reacomodo de los negocios de Grupo Carso para aprovechar la reforma energética, hacen a estas empresas las más viables para ir por los 14 proyectos de gasoductos que licitará la CFE en 2015.
Axel Sánchez
12 febrero 2015 21:13 Última actualización 13 febrero 2015 4:55
gasoducto en Sonora (Foto: Demian Duarte/El Financiero)

La CFE licitará 14 proyectos de gasoductos en 2015.  (Archivo El Financiero)

IEnova y Grupo Carso son las empresas más viables para pelear por los 14 proyectos de gasoductos que licitará la Comisión Federal de Electricidad (CFE) durante el resto del 2015, los cuales suman un valor total de 9 mil 953 millones de dólares.

Christian Audi, analista de Santander, dijo que IEnova, liderada por Carlos Ruíz Sacristán, cuenta con disciplina de capital y experiencia en el sector, lo cual la posiciona fuertemente para participar y ganar algunas de estas licitaciones.

“Creemos que IEnova está lista, deseosa y en condiciones de participar en algunas de estas licitaciones”, indicó el analista.

La subsidiaria mexicana de la firma estadounidense Sempra Energy tiene ya comprometidos 3 mil 200 millones de dólares en proyectos de infraestructura locales para los próximos dos años, entre los que destaca la tubería Ojinaga-El Encino, que se encuentra cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.

“Nuestra empresa ofrece flujos de caja estables y predecibles de largo plazo porque nuestros contratos son en dólares. Las fluctuaciones en el precio del petróleo no afectan nuestros resultados financieros”, dijo uno de los directivos de la empresa durante la 19 conferencia anual de Santander Investment Securities América Latina.

Añadió que ven oportunidades de crecimiento a corto plazo en el sector de gas natural, las cuales se basan en un fuerte crecimiento previsto del consumo de electricidad y por la necesidad de inversión en infraestructura para apoyar el crecimiento económico y la competitividad en México.

Por otro lado, Grupo Carso, de Carlos Slim, reacomodó sus negocios con el fin de aprovechar la reforma energética, principalmente en lo que tiene que ver con el desarrollo de infraestructura transfronteriza.

“La empresa goza de un sólido balance y un fuerte compromiso para beneficiarse de la reforma energética. Es relevante considerar también que la mayor parte de los ingresos del conglomerado y el flujo operativo todavía se origina en el comercio al por menor e industrial, pero esto puede cambiar conforme gane más licitaciones”, dijo Miguel Ulloa, analista de BBVA Bancomer.

Grupo Carso, en alianza con otras empresas de energía, participará en los gasoductos Waha-Presidio y Waha–San Elizario, ambas con inversiones por mil 363 millones de dólares para transportar gas de Estados Unidos a México.

Grupo Carso realizó una reorganización corporativa sobre sus actividades relacionadas con la energía a través de su subsidiaria Carso Energía, consolidando los activos con un valor superior a 8 mil millones de pesos y el capital humano con experiencia.

Con ello, se propuso que ciertos activos se integrarán en dos divisiones: Carso Petróleo, que incluye actividades relacionadas con el petróleo y el gas, y Carso eléctrico, enfocado al sector de energía eléctrica, ingeniería e instalación de sistemas fotovoltaicos.

Los primeros en salir