Empresas

Grupo Carso y IEnova van por negocio energético de casi 10 mil mdd

En los proyectos energéticos subastados entre 2013 y 2015 participaron 10 empresas o consorcios, de los cuales, Grupo Carso y IEnova obtuvieron el control de casi el 80 por ciento.
Axel Sánchez
22 noviembre 2015 23:0 Última actualización 23 noviembre 2015 4:55
Ienova vs Grupo Carso

Ienova vs Grupo Carso

Grupo Carso, a través de su subsidiaria Carso Energy, e Infraestructura Energética Nova (IEnova) son los principales jugadores que contenderán por las licitaciones del plan quinquenal del Centro Nacional de Control del Gas Natural (Cenagas), con un valor cercano a los 10 mil millones de dólares.

Información de la CFE y de Pemex muestra que en los proyectos subastados entre 2013 y 2015 participaron 10 empresas o consorcios dentro de las licitaciones de gasoductos, de los cuales, Grupo Carso y IEnova obtuvieron el control de casi el 80 por ciento.

Analistas destacaron que estas son las empresas que tienen la fortaleza económica para ganar gran parte de los proyectos, pero también control de gastos que les permite tener su visión puesta sobre los ductos más importantes y competir por ellos.

Entre los proyectos más relevantes a licitar el año entrante y en que estarán involucradas ambas firmas se encuentran: Sur de Texas–Tuxpan, con un valor de 3 mil 100 millones de dólares y La Laguna–Aguascalientes de mil millones de dólares.

Para 2017 se proyecta la licitación de Los Ramones-Cempoala por mil 980 millones de dólares. IEnova tiene el control de cuatro gasoductos, tanto por las licitaciones con CFE, como por la compra de una filial que compartía con Pemex, los cuales representan inversiones por 3 mil 240 millones de dólares.

En el caso de Grupo Carso, maneja tres, dos de los cuales son transfronterizos, con inversiones por un total de mil 710 millones de dólares. “IEnova tiene un control de gastos importante y eso les permite participar en licitaciones que les den un gran valor agregado como empresa. El grupo busca aumentar su capital en caja para poder participar en los grandes proyectos”, destacó Marco Medina, analista de Ve por Más.

Como parte de esto, IEnova lanzará una emisión subsecuente de acciones (follow-on) en la BMV, con el fin de ser competitivo en las próximas licitaciones de gasoductos.

Christian Audi, analista de Santander, resaltó la capacidad de IEnova para ser de los jugadores más competitivos para las licitaciones de gasoductos, apoyado en una continua eficiencia en costos.
“La consistencia y racionalidad de las licitaciones de IEnova en proyectos de gas natural en México refleja la característica disciplina de capital de la compañía”, agregó.

1
  

   

gasoducto

 
Slim energético

Carso Energy, propiedad del magnate Carlos Slim, mantiene una alianza firme con empresas extranjeras para poder acceder más rápido a la tecnología moderna y poder operar gasoductos.

Fuentes cercanas a la compañía destacaron que el control de gastos y la tecnología permiten a Carso Energy participar no sólo en gasoductos, sino también en las licitaciones de los campos petroleros de la Ronda Uno. “La empresa goza de un sólido balance y un fuerte compromiso para beneficiarse de la reforma energética. Es relevante considerar también que la mayor parte de los ingresos y flujos del conglomerado todavía se originan en el comercio al por menor e industrial, pero esto puede cambiar conforme gane más licitaciones”, dijo Miguel Ulloa, analista de BBVA Bancomer.

Aunque actualmente esta firma aporta 1.1 por ciento de las ventas y el 3.2 por ciento del flujo operativo de Grupo Carso, se prevé que en 5 años estos porcentajes crezcan al menos al 20 por ciento.

El grupo resalta en su reporte anual que Carso Energy cuenta con activos por más de 4 mil millones de pesos y capital humano experimentado, con el objetivo de aprovechar las posibilidades de desarrollo en este importante sector. “Las transformaciones en la industria petrolera generaron disminuciones importantes en el desempeño de nuestra división de servicios de perforación de CICSA; sin embargo, la actividad en infraestructura (como gasoductos) resulta positivo”, explica.